lunes, 23 de octubre de 2017

UN SOLAR LLAMADO FACEBOOK*


El 20 de octubre pasado tuvo lugar el lanzamiento del libro Meditaciones de Cantinflas o el intérprete digital en la Sociedad del Disparate, del escritor Armando Añel, en el encuentro literario Viernes de Tertulia, que conduce el también escritor Luis de la Paz. Añel plantea en su libro que vivimos en una sociedad donde han cambiado ciertas conductas a partir del surgimiento y popularidad de las redes sociales, principalmente el Facebook, y de la tecnología en general.

Luis de la Paz, en la conversación previa al lanzamiento, cuestionaba con bastante insistencia si era necesaria una mayor regulación de esas redes, que ya tienen sus propias normas de censura y castigos para quienes las incumplen. Particularmente, estoy a favor de ese exceso de libertad o libertinaje –como se le quiera llamar–, creo firmemente que cada individuo tiene el libre arbitrio de escoger qué ver y de permitir quién puede visualizar sus posts, por ese motivo entiendo innecesaria una censura a partir de alguien –llamase dueño– de la red social en la que por voluntad propia participamos.

Mientras pensaba en todo eso, desde la última fila del local evocaba mis inicios en el Facebook y la alegría que me proporcionó esta plataforma al reencontrar a amigos y conocidos que hasta ese instante solo habitaban en la memoria. Trate también de recordar los sucesos incómodos que provoca todo tipo de colectividad, lo mismo si esta es virtual como si no, y aún más hoy, cuando lo virtual ya se impone en muchos casos a una realidad que siempre será despiadada con nuestros sueños; es ese el principal motivo por el cual la virtualidad ha sustituido impiadosamente a la realidad. En la red puedo ser como siempre soñé, cuelgo una foto bien distante de mi espejo, creo un perfil virtual y, desde ese instante, ese otro yo sustituye al yo que siempre he negado. Nada más cómodo y fácil para crear todas esas personalidades que llevamos en el subconsciente.

Las redes sociales se han convertido en grandes solares donde la privacidad ha dejado de ser un elemento fundamental en la convivencia social, conozco muchas personas alarmadas con este hecho. Quizás el haber nacido en el Canal del Cerro y crecido entre solares, donde siempre la privacidad fue un objeto de lujo, me permite sentirme más ambientado en este Gran Solar Universal y Virtual llamado Facebook, y dar y recibir de él solo lo mejor.

En mi modesta opinión, más allá de cómo trata el tema Armando Añel en su libro, la Sociedad del Disparate no es más que el resultado de la evolución, o involución en algunos casos, de la raza humana. Si nos remontamos a la época del hombre de las cavernas, veremos que uno de los primeros lenguajes usados, mucho antes que las palabras, fue el del dibujo grabado en sus grutas, y hoy, miles de años después, volvemos a sustituir las palabras por dibujos más tontos y menos didácticos llamados Emojis. ¿No será esto un retroceso virtual a la era paleolítica, donde entre otras características se vivía sin ninguna privacidad en una colectividad donde se obedecía al más fuerte físicamente? Hoy vivimos igual, obedeciendo al más fuerte… pero económicamente. A lo largo de los siglos, lo único que han hecho las sociedades es reciclar ideas y llevarlas a la modernidad de su tiempo.

Otro de los “grandes logros” de la internet es el selfie. Hoy todo el mundo, incluso en la más ridícula de las situaciones, se tira un selfie para enseguida colgarlo en la red. Aquí volvemos a la discusión del fin de la privacidad. Yo particularmente no lo creo, porque la privacidad es unipersonal y como tal depende de la decisión de cada cual.

Analicemos literalmente qué es un selfie: se trata de un autorretrato digital, o sea, podemos decir que Van Gogh, Goya, Rembrandt, son algunos de los precursores del selfie. Y si esta teoría que sostengo llegara a ser comprobada científicamente, veríamos que desde los inicios de la humanidad hemos vivido en la Sociedad del Disparate. La única diferencia es que ahora se han eliminado las fronteras geográficas y desde la tela de mi laptop puedo navegar a cualquier parte del universo, incluso a tu casa si me lo permites.

*Publicado originalmente en Neo Club Press.


9 comentarios:

  1. Aleida Lliraldi Rodriguez23 de octubre de 2017, 8:22

    Muy bueno Javier.Comparto tus criterios.Para mí la clave es como dices" dar y recibir siempre lo mejor". Y hasta que uno quiera. Tratar de no volverte un adicto.
    Felicidades a ti y al evento que provocó este acertado comentario.

    ResponderEliminar
  2. Rebeca Esther Ulloa Sarmiento23 de octubre de 2017, 8:23

    Ciertamente... a mi tb me encanta el solar que es face... es que en face solo aprece lo que usted ponga en su perfil... lo que no quiere que sea publico, pues no lo postee...asi de sencillo...gracias a neo Club press por publicar este articulo y gracias por supuesto al autor... seguinos en la era facebool...

    ResponderEliminar
  3. Dulce Maria De Quesada23 de octubre de 2017, 8:24

    No lo pienso asi, hay personas con muchos valores, a los chusmas y con palabras obscenas los eliminamos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bien escrito. Celeste Mendoza en tacones y guaguancó

    ResponderEliminar
  5. Pues este solar que es facebook,me encanta,y lo que mas me gusta es enredarme contigo,en la barbacoa,ponerme chancletas de palo y bailar un rico son o un guaguanco>Ahora hablando seriamente muy buen articulo,gracias al autor,que es muy buen escritor,y muy buen amante,en toda la extension de la palabra,Parabens Javier Iglesias,vc merece!!!

    ResponderEliminar
  6. Interesante como que en este solar Miami tiene la llave ? Jajaja..

    ResponderEliminar
  7. Yoaxis Marcheco Suárez23 de octubre de 2017, 19:01

    Hace unos días le dije a un amigo que la privacidad es en alguna medida subjetiva. En Facebook se pueden compartir escenas de la vida que para unos son normalmente sociales y para otros algo muy personal. Conozco gente que no soportan que otros los vean comer y a algunos para quienes llevar comida a la boca es un acto social. En fin, todo está en no caer en la desfachatez de compartir cosas muy íntimas, pero socializar a través del face y compartir con otros eventos de mi vida que me hacen feliz, a mí me encanta.

    ResponderEliminar