miércoles, 5 de junio de 2013

ROMPIENDO SOLEDADES


Ya he olvidado cuándo fue la última vez que me senté delante de la computadora con el deseo/necesidad de desterrar a las letras algunas ideas que insisten en perturbar mi tranquilidad, por lo que les pido sean benévolos con este texto. Además les recuerdo que la escritura es un oficio diario que he perdido en estos tiempos donde todo vuelve a ser principio o recomienzo – me asalta la duda – a pesar del medio siglo que me acosa, o quizás sea ese el motivo.
Soy un ser antropológicamente en extinción, pues al contrario de la mayoría de mis amigos y conocidos que adoran cada novedad que el consumo/mercado nos ofrece, yo continúo con el mismo celular de años atrás, por solo poner un ejemplo. Es ese miedo a lo desconocido lo que me impide vislumbrar o analizar con la necesaria frialdad – que no es lo mismo que calma – unos ayeres que me dieron profesionalmente todo lo que aquella isla me negó, un presente – el más difícil de los espacios – que puede cambiar el resto de mis mañanas.

Creo que las indecisiones y dudas que me acompañan son normales – quizás esto sea solo una justificativa - , y están intrínsecamente ligadas al crecimiento físico /espiritual que sufrimos al arribar a cierta edad donde el pasado pesa mucho más que el porvenir – ese algo incierto y desconocido -
De lo único que tengo absoluta certeza, es que no quiero continuar mi andar por este planeta acompañado únicamente de la soledad de los espejos. Hay momento en la vida donde es urgente asumir todos los riesgos o quedarnos en esa monotonía, que algunos llaman cotidianidad, y que no es más que la comodidad a la que nos llevan los años y la despiadada realidad.

Hoy - que es el más importante de los días - he decidido romper todas las ataduras a pesar del dolor intrínseco que esto provoca, intentaré apagar los azogues, aunque esto no quiere decir que renuncie a todo lo que en algún momento fue este tiempo desde donde hoy escribo.
Me es imposible, y no quiero olvidar el portugués - para ser más especifico - el de Brasil, ese otro país mío que hoy siento mucho más cercano que aquella nación que me expulsó – en el sentido más literal de la palabra – al mundo. Allí, entre el samba y el fútbol pasé mis últimos 18 años, nutriéndome de una de las culturas más ricas y proliferas de universo, construí amigos, también enemigos – qué sería de la vida sin ellos – levanté banderas codo a codo siempre que lo creí necesario con ese pueblo. Viví un amor que resistió a demasiadas embestidas, y sobrevivió a todas, que fue eterno mientras duró, como ya lo había profetizado el poeta, pero que se transformó – porque nada muere - en otro sentimiento no-carnal.

Ahora es inaplazable levantarse nuevamente al lado de la mujer amada, esa que contra viento y marea me ha dado su amor, que ha tenido la sabiduría de aceptar las criticas en silencio y una inmensa paciencia con todos mis defectos – y no son pocos – ella con la tranquilidad adquirida en la cognición de quien sabe que en la imperfección habita la más pura de la belleza me ha devuelto paulatinamente una parte de mi infancia que creía irrecuperable. No puedo perder más tiempo ni buscar en otras latitudes el regalo que me ha dado la vida, a pesar de mis años todavía me quedan fuerzas para emprender este viaje que puede o no dar cierto.
Estoy dispuesto a caminar sobre el filo de las lenguas ajenas porque al final solo vivimos una vez y la suerte casi nunca se atraviesa en tu camino dos veces de la misma forma que nunca cae un rayo en el mismo lugar – claro que nada de esto está comprobado científicamente – sin embargo eso poco importa porque de ciencias soy inepto, y para amar solo se necesita aquella otra parte que complete esa diaria batalla entre la cruel realidad y los anocheceres.  

Por ventura o quizás por tener la terquedad del sagitario me sobran razones inexplicables y deseos inconclusos de escribirte poemas en la arena antes que mis manos se pierdan en tu cuerpo.

17 comentarios:

  1. Me encanto lo que escribiste

    ResponderEliminar
  2. Que importa las lenguas ajenas, acaso están para acompañarte en las penumbras de la madrugada, acaso te pasan la mano por la cabeza cuando duele…

    ResponderEliminar

  3. Amigo Javier, me fascina la filosofía de este excelente escritor.
    Es un regalo para compartir en este momento de transición.
    Abrazos para los dos.

    ANA GLORIA.


    EQUIVOCACIONES
    No se equivoca el rio cuando al encontrar una montaña en su camino, retrocede para seguir avanzando hacia el mar. Se equivoca el agua que por temor a equivocarse, se estanca y se pudre en la laguna.
    No se equivoca la semilla cuando muere en el surco para hacerse planta.
    Se equivoca la que, por no morir bajo la tierra, renuncia a la vida.
    No se equivoca el pájaro que ensayando... el primer vuelo cae al suelo. Se equivoca aquel que por temor a caerse renuncia a volar por la seguridad del nido.

    No se equivoca el hombre que ensaya distintos caminos para alcanzar sus metas, Se equivoca aquel que por temor a equivocarse nunca acciona.
    Pienso que se equivocan aquellos que no aceptan que ser hombre, es buscarse a sí mismo cada día, sin encontrarse nunca plenamente.
    Creo que al final del camino, no te premiaran por lo que encuentres, sino por aquello que hayas buscado honestamente. El error más grande lo cometes cuando, por temor a equivocarte, te equivocas dejando de arriesgar en el viaje hacia tus objetivos.

    RABINDRANATH TAGORE.

    ResponderEliminar
  4. Se trata de eso siempre, amigo mío, de quemar puentes, y de seguir siempre adelante. Felicidades por tan hermoso texto.

    ResponderEliminar
  5. Luis González Ruisánchez5 de junio de 2013, 20:12

    Javier, no dejes de mandare tus avisos del blog. Disfruto leyéndote.

    ResponderEliminar
  6. para amar solo se necesita aquella otra parte que complete esa diaria batalla entre la cruel realidad y los anocheceres./ está dicho como sabes, con se oficio donde lo humano manda..los amigos están para que existan, sean felices,arriesguen...en fin el mar..un abrazo

    ResponderEliminar
  7. El amor es una cosa de dos, no hay amor con obligaciones. Cuando uno de los dos deja de querer, el otro deberá dejar libre. Ese también será un acto de amor. Te abrazo hermano mío! Fuerza!

    ResponderEliminar
  8. La vida amigo es una constante lucha contra la mediocridad.Las buenas oportunidades puedan que se repitan,pero,para qué esperar cuando tienes una al alcance de tu mano...Vive,goza de cada segundo y no te arrepientas de nada,ama a tus amigos,ignora a los que mal te quieren...lo bueno,te enriquece el alma y lo menos bueno,te sirve de experiencia.Y la gente?Digo como el poeta,"qué me importa si es que siempre van a hablar!"Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Los valientes que cada dia se levantan a tener una mejor jornada, una sonrisa para regalarse y regalar son los que logran una vida llena de emociones, no te preocupes por lo que puean sentir o pensar los que no estan en tu piel, ellos son los dueños de eso que sienten, juzgar es un mal habito que tarda en desparecer.
    Sabes que si estas bien, los que te queremos estamos bien.
    Un beso inmenso con todo mi cariño

    ResponderEliminar
  10. te diré como borges: che, si sos un pibe a tus cincuenta; razones me sobran para reiterarlo...

    ResponderEliminar
  11. Bien Azuquita, Javier, pálante, jueguesela como buen sagitario Abrazo

    ResponderEliminar
  12. Que importa las lenguas ajenas, acaso están para acompañarte en las penumbras de la madrugada, acaso te pasan la mano por la cabeza cuando duele…

    ResponderEliminar
  13. Precioso Javier! Te felicito.

    ResponderEliminar
  14. Me encantó tu declaración de amor y sabes bien lo que opino, palante y pa'rriba siempre, moverse, transformarse y sobre todo, no dejar que nunca, por nada ni nadie, dejes de asistir a la maravilla ni renunciar a la felicidad!! Ama mi socio, y ama siempre que todo lo que uno haga en nombre del amor, siempre es bendecido... y las lenguas ajenas, nada, siempre estarán y se cansaran!! Te quiero mucho y cuentas conmigo en esta nueva etapa de tu vida!!

    ResponderEliminar
  15. Querido amigo Azuquita, hermosísimo escrito. Permíteme hacer mías tus palabras: ...Al arribar a cierta edad donde el pasado pesa mucho más que el porvenir….de lo único que tengo absoluta certeza, es que no quiero continuar mi andar por este planeta acompañado únicamente de la soledad de los espejos… para amar solo se necesita aquella otra parte que complete esa diaria batalla entre la cruel realidad y los anocheceres.

    ResponderEliminar