miércoles, 25 de enero de 2012

EL VIAJE EMPIEZA AQUÍ


Nunca estudie otro idioma más allá del mío en una escuela o aula particular. Cuando me vi obligado a aprender el portugués – esa es una de las cosas que le agradezco al exilio - lo hice de forma natural ya que en Brasil el español solamente se escucha si encuentras a alguien que como yo haya nacido bajo la lengua – no sean maliciosos - de Cervantes o muy esporádicamente en alguna de las pocas películas - que pasan fuera del circuito comercial - de países que tienen nuestro lenguaje como generosa madre, capaz de adaptarse al imparable cotidiano, lo cual le ha permitido mantenerse vivo.

Mi experiencia en el campo del aprendizaje fue de auto-sobrevivencia, en una selva lingüística capaz de confundirte y hacerte creer con aquella absurda idea que tenemos los nacidos en esa isla - a veces maldita - de que ya nacimos sabiéndolo todo, algo totalmente irracional, pero te aconsejo no gastar tu tiempo en tratar de explicarle esto a un cubano.

Aprendí a comunicarme con la urgencia de ayer, pues si no lo hacía perecería ante la grandiosidad continental de esa nación de cultura antropofágica capaz de devorar a su metrópolis – algo solamente igualado por los Estados Unidos de América – en todos los aspectos, no olviden que hablo de la sexta economía del mundo.

Convivir 24 horas con el portugués en los sentidos reconocidos didácticamente – visual, auditivo, oral y escrito – fue la única e insuperable escuela que me impregnó tan profundamente que hasta hoy muchas de las frases que escribo o hablo, primero las pienso en portugués. Claro que eso se debe a la ausencia total del idioma materno como ya les expliqué y a la necesidad de insertarse en un lugar donde nada ni nadie te distraía o te recordaba la ya lejana lengua donde naciste.

Por tener el oficio de las letras, después de dominar totalmente el habla, la audición y la lectura, decidí adéntrame en la escrita/gramática de esa música convertida en palabra que llamamos de portugués. La estudie, una vez más de forma auto-didacta, aprovechando todas las ventajas que hoy nos ofrece la tecnología.

Cuando me sentí lo suficientemente preparado participé de varios concurso para hacer traducciones – gané algunos – y a partir de ese momento mi campo laboral se amplió más allá del magisterio – se me olvidó contarles que era profesor de español - permitiéndome entrar en el fascinante mundo de las traducciones, algo que hasta hoy me da mucho placer.

Sé que muchos pensarán que es una ventaja ese idioma parecerse tanto al nuestro. No deja de ser cierta esa afirmación, pero no deben olvidar que eso es también una arma de doble filo que ya expliqué en el artículo “Caminando Sobre los Idiomas”, publicado en las revistas Otro Lunes y en Neo Club Press.

Por eso mi visión de aprender otro idioma es un poco diferente de los que hoy son mis colegas de aula – todos cubanos – y la mayoría recién llegado de la isla, con esos vicios inculcados tan enérgicamente a lo largo de todos esos años que vivieron en el miedo, en la represión y en la hipocresía. Sentimientos que lamentablemente ya forman parte de nuestra genética, y que muchas veces nos impiden asimilar plenamente el cotidiano donde nos encontramos. Tampoco debemos obviar que junto a esas fobias y como parte de la estrategia de sobrevivencia de la tiranía, fuimos inoculados con un aire de falsa superioridad, y por eso creemos que lo sabemos todo, que tenemos derecho al nirvana, que somos unos bárbaros – interpreten el sustantivo por su significado literal – todo eso claro sin tener que mover un dedo.

Pero no se asusten, lo peor es que demorarán más de lo necesario para adaptarse a esta nueva forma de vida, que no se detentrá a esperar, y que les pasará la cuenta sin la menor piedad a quienes no sean capaces de imbuirse – esto implicar olvidar de donde se viene - en la nueva cultura del país que los acogió.

Siento decepcionarlos, si piensan que lo más difícil ya pasó. El viaje que emprendieron no acabó al pisar la tierra prometida. Despierten, este es sólo el inicio de muchas jornadas. Ustedes – que no son todos – percibirán eso cuando la realidad los golpee en el lugar que más duele - el bolsillo -

Esta es mi primera experiencia desde un pupitre en muchos años, y debo reconocer que no está siendo fácil volver a empezar de cero con el mayor símbolo de identidad de cualquier nación. Aprender inglés más que una necesidad, es la oportunidad de ensanchar los horizontes del conocimiento para una nueva ventana que se abre con o sin nuevas oportunidades. Pero eso es otro artículo y depende únicamente de ustedes.

15 comentarios:

  1. Dicen que es más fácil cuando se sabe otro idioma, igual los comienzos son duros.
    Ánimo y fuerzas, así como te paso con el portugués, dominarás el ingles y saldrás adelante. Yo que lo estudie y lo practiqué durante 14 años, ahora lo estoy perdiendo, acá abajo nadie habla ingles.
    Un abrazo.
    Gino.

    ResponderEliminar
  2. Azuquita, qué gusto da leer a una persona que respeta la palabra y su expresión en todos los idiomas y en cada uno de ellos. Un abrazo, mi hermanito.

    ResponderEliminar
  3. Tienes mucha razón, como también la tuvo Isabel Allende cuando escribió
    ...al emigrar se pierden las muletas que han servido de sostén hasta entonces, hay que comenzar desde cero, porque el pasado se borra de un plumazo y a nadie le importa de dónde uno viene o qué ha hecho antes.

    Es duro , pero cierto.

    ResponderEliminar
  4. Creo que vas a tener suerte en lograrlo porque te dedicadas a tus proyectos en cuerpo y alma, eso es para felicitarte, adelante, y no pierdas tus armas de eterno joven.
    un abrazo
    JC Recio

    ResponderEliminar
  5. IddiaVeitíaGómez25 de enero de 2012, 12:18

    Querido,me encantó que aprender el idioma sea lo de menos. Lo demás, son las palabras que no encontraran su traducción literal, para las cuales tendremos que aprehender nuevos contenidos. Ahora entiendo porque cuando llegue a México tuve que empezar desde cero a ensanchar mis horizontes. Abrazos miles¡

    ResponderEliminar
  6. Gloria Elvira Sánchez Jiménez25 de enero de 2012, 12:18

    Vaya... estos sí son ánimos. me temo que no tengo tanto tiempo para emprender un viaje...

    ResponderEliminar
  7. Yo tampoco, pero aplaudo y admiro el que ha emprendido él.

    ResponderEliminar
  8. Disfruta tu viaje, eso es lo más importante. Yo he vivido en Venezuela 9 años y ya son 12 en México y no se para dónde siga mi viaje, me encanta tu disposición de integrarte con todo lo necesario. Además tiene el valor agregado de volver al "pupitre" eso rejuvenece amigo querido. Un besote

    ResponderEliminar
  9. Bravo Azuqui!Aprender un idioma no es sólo machacar palabras,también viene con una porción de la cultura,hábitos y costumbres de sus gentes.Te hace tolerante y tus neuronas se reactivan.Hay una canción de no recuerdo quien,que dice:"póngale vida a sus años y no años a su vida" y eso es...no parar en la búsqueda de cosas nuevas evita la corrosión intelectual.Ánimo!Ahead!Un abrazo with a lot of love.

    ResponderEliminar
  10. Maria de Lourdes Rezende28 de enero de 2012, 7:10

    Creo que a dificuldade maior é que você está num lugar onde se fala mais espanhol que inglês ao contrário daquí no Brasil onde o português foi sua lingua dominante.

    ResponderEliminar
  11. Mis respetos. Usted si sabe la dura jornada a la libertad, no al consumismo de los que llegan ultimamente a este pais y todavia defienden ciertas paternidades del gobierno que los oprimia.

    ResponderEliminar
  12. Ignacio Villavicencio ( Villa )28 de enero de 2012, 16:50

    Siempre he dicho que el emigrado cubano es un sufridor constante, pues deja su oxigeno vital impregnado de barrio y esquina bulliciosa y de momento se sumerge en una paradojica manera de vivir ( o de sobrevivir )donde tienes obligatoriamente que comunicarte para hacer tu camino. La lengua que nos hace aptos...la de cubrir nuestras urgencias, es tambien la que nos lleva al idilio y al orgasmo en aquel derrotero foraneo interminable. Es la misma lengua que te hace falta siempre donde te reciban o ubiques para andar y desandar tu trillo. Lindo hermano, haber tenido en portugues un refugio con gente maravillosa y amores diversos y que bien saber que en tu nuevo pais, estas tan alante de tantos... que como yo, aun llevan la verguenza en la cara por algo vital que nos falta para completarnos, en esta dificil tarea de emigrar. Vas a buen viento y se que podras alcanzar alturas inesperadas y me sumo a todo paisano de buena voluntad que te reconoce y manda aquel abrazo...No te detengas...

    ResponderEliminar
  13. Oscar Fernandez Mojin29 de enero de 2012, 6:03

    Bravo Azuquita, se que muy pronto te vere charlando con Jalyn en su idioma y no en el portuñol a que nos tienes acostumbrados, muy cierto todo lo que escribes y me alegra que estes consciente de la necesidad de dominar el ideoma de tu nuevo pais, pero por favor deja algun tiempecito para visitarme, te extrañamos muchisimo por casa !!!

    ResponderEliminar
  14. Muy buen articulo Felicidades!

    ResponderEliminar