miércoles, 27 de abril de 2011

QUÉ PORVENIR QUEREMOS PARA CUBA



Antes de empezar a leer éste texto les advierto que soy políticamente incorrecto. Mi ideología y pensamiento son y serán derechistas. A pesar de saber que esa terminología perdió toda vigencia en un mundo cada vez más globalizado y menos politizado.

He comprobado esto después de vivir a mucho tiempo en Brasil, donde pude observar detenidamente la metamorfosis sufrida por el Partido de los Trabajadores (PT) y por su máximo  líder, Luiz Inacio Lula da Silva, ex-metalúrgico y ex-sindicalista de extrema izquierda,  que al llegar a la Presidencia de la República hizo de su gobierno el más corrupto que esta nación ya tuvo.

Su cambio más radical fue mantener la política económica  - que siempre criticó en la oposición - de su antecesor el ex- presidente y sociólogo Fernando Henrique Cardoso e incluso sobrepasar los lógicos limites de esta al llevarla a extremos nunca antes imaginado. Con reajustes fiscales que beneficiaron las importaciones de productos extranjeros, dejándolos en muchos casos más baratos que los nacionales. Esto provocó que los empresarios brasileños frenaran las inversiones, y como consecuencia de eso el país creció menos de lo que podría si esa política financiera del Estado no fuese tan austera y conservadora para un Gobierno que se auto-titulaba de izquierda.

Lula – que en español significa calamar – no renunció a su absurda ideología cuando se trataba de política exterior, pues apoyó a todas las dictaduras izquierdistas del planeta demostrando una ilógica contradicción muy común en los que cultivan las teorías populistas tan de moda en nuestro continente.

Esta introducción que se escapa del tema central, era necesaria para poder reflexionar sobre el rumbo que tomará la isla después de los últimos acontecimientos. 

Debemos leer en las entrelíneas, lo que me parece ser el mensaje más peligroso e importante del finalizado evento de los comunistas cubanos.

Como todos saben acabó la falsa – teatral - del tan cacareado  VI Congreso del único partido que existe en Cuba a más de 50 años, y para ser sincero debo decirles que no le presté la debida atención porque a mucho tiempo creo que la primera e imprescindible medida para empezar a restaurar la nación es justamente la eliminación de esa absurda ley que permite un único partido –no pido la eliminación de ese partido y si que se acabe con la prohibición de los otros – pues tengo absoluta convicción que en una elección democrática ese hoy omnipotente partido no conseguiría triunfar.

La mayoría de los artículos que he leído sobre el conclave se limitan a enaltecer o a criticar ese evento que todos sabemos que no significa nada para el futuro del país.

Qué podemos esperar de los nuevos – nunca esa palabra fue tan desvirtuada – dirigentes de la isla, integrantes de la vieja gerontocracia militarista y del Buró Político – máximo órgano de dirección – compuesto por quince miembros, y en el cual encontramos siete generales o comandantes en activo con un promedio de edad de 67 años.

El futuro de la patria continúa en manos de ancianos pues según el General-Presidente no hay cuadros jóvenes dentro del partido con capacidad de dirección. Claro que no hay ni habrá pues los que estaban más cerca del poder – que tampoco serían la solución - fueron defenestrados en la primera gran reforma que hizo el General después de haber recibido el poder de su esclerosado hermano.

Raúl olvida – intencionalmente - que la nación cuenta con hombres – en el sentido genérico de la palabra – como Óscar Elías Biscet y Oswaldo Payá por sólo citar dos, capaces de dirigirla cuando se anule la actual constitución impuesta por la dinastía Castrista y se reconozcan a todos los partidos que hoy son ilegales con igualdad de condiciones en elecciones verdaderamente democráticas.


Éste congreso ha mandado el más importante de los mensajes subliminales para todos los cubanos: Eternizarse en el poder es el objetivo principal de esa innombrable familia.

Por eso el mayor reto de la dividida oposición es evitar que eso suceda en una futura redemocratización de la patria. Es inaceptable que la isla continúe dirigida por los descendientes directo de los Castro o de los Generales y Comandantes históricos que la han destruido. No podemos permitir que se repita aquí lo que pasó en Rusia, que sigue gobernada por el último jefe de la temida KGB y donde sus actuales millonarios son la mayoría antiguos altos funcionarios del PCUS.

Aunque esto parezca ficción, no lo es, basta fijarse en el nuevo Comité Central del partido para encontrar dos yernos de Raúl Castro, y uno de ellos, Luis Alberto Rodríguez López-Calleja  - hijo del  general de división Guillermo Rodríguez del Pozo - es pieza clave en un posible cambio democrático ya que en la última década ha estado a cargo de la Quinta Sección del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), que administra el aparato económico y financiero de ese Ejército. Rodríguez está casado a 26 años con Deborah Castro Espín, hija del actual Presidente, con quien tiene dos hijos: Raúl y Vilma. El varón, Raúl Rodríguez Castro, es jefe de la escolta personal de su abuelo, que lo prepara silenciosamente – como es característica del General -  a años para ser su sustituto, consciente de que su tiempo llegaría, Raúl  - el no Rodríguez - nunca se importó en ser menospreciado por su hermano pues lo importante era impedir que sus sobrinos se apoderasen del poder.

El General ha demostrado gran capacidad política al preparar paralelamente a su hija - estrella de los medios de comunicación - Mariela Castro Espín con una bien estudiada distancia de la militancia partidista-comunista, pensando en otra posible opción para mantener el poder en un pos-gobierno Castrista, no olviden que ella es la parte más humana y menos asociada al partido de esa familia. Creo que esa es su gran apuesta para un mañana democrático y por eso decidió no incorporarla al Comité Central para preservarla como la virgen de una ideología agonizante y condenada al fracaso.

Los movimientos de Raúl han atizado la lucha interna por el poder entre las dos ramas de la familia, algo que se intensificará aún más después de haber aparecido en la clausura del evento, el jubilado dictador en condiciones realmente deplorable - no debe faltar mucho para librarnos de su nefasta presencia –

Por primera vez en todos estos años pienso que él - Fidel - no decide más nada dentro del país, y sabiendo eso sus hijos y su actual mujer que sienten haber perdido espacio en la repartición de lo que sería una Cuba democrática se apuran en hacer negocios con capitales extranjeros.

La saga de Fidel, en esta nueva lucha es dirigida por Antonio Castro, el preferido de sus hijos y el más ambicioso e inescrupuloso, que se ha mantenido alejado de la política partidaria, pero que ha usado la fuerza de su apellido para beneficios propios. Son infinitos los negocios que controla, tanto dentro como fuera de la isla.

Por todo lo expuesto anteriormente, creo que el mayor reto que tenemos en los futuros cambios es impedir que nos suceda lo mismo que a los rusos. Aprendamos con las bien sucedidas experiencias polaca y checa.

Renunciar a nuestro ego – gigante – tan característico del cubano por el bien común de la nación es hoy más que nunca una cuestión urgente.

15 comentarios:

  1. Un magnifico articulo. Concuerdo completamente con la conclusion de que lo importante en la politica cubana es renunciar al ego por el bien comun. Creo que una forma de hacerlo es poner el enfasis en las ideas, los programas de gobierno y planteamientos partidarios en lugar de la practica de confiar en que un hombre se convierta en la esperanza. El caudillismo es el enemigo de la democracia.

    ResponderEliminar
  2. Azu creo que tienes toda la razón cuando dices que debemos evitar que nos suceda lo mismo que a los ruso seria algo muy triste.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo. Has expuesto todo con claridad y buen juicio. Pero, amigo mio, Latinoamerica no tiene remedio. Ve y lee "Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano" de Plinio Apuleyo Mendoza, Carlos Alberto Montaner y Alvaro Vargas Llosa. Te quiere, Vivian

    ResponderEliminar
  4. Huber gracias por dejer tu opinión. Cubanita es bueno verte por aquí. Mi querida Vivian ya me leí ese libro y la continuación que se llama "El Regreso del Perfecto Idiota Latinoameicano".

    ResponderEliminar
  5. Es primera vez que entro en tu blog y me ha gustado tanto que me lo he leído todo de sopeton. Muchas felicidades

    ResponderEliminar
  6. Hola Javier, gracias por pasar por mi blog. Aqui estoy hoy leyendo el tuyo.
    Si habrá porvenir: qué sea bueno.

    ResponderEliminar
  7. Enrique espero que no sea la última vez que pases por aquí. Ihos los mangos son mi fruta preferida y saben mejor acompañadas de tus textos.

    ResponderEliminar
  8. El porvenir de mañana es tan oscuro como el de hace veinte siglos. con esta frase en boca de la avellaneda termina memorias de una mujer libre.

    ResponderEliminar
  9. Me parecen muy acertado tu texto: lo que escribes bien podría ser el escenario futuro!

    ResponderEliminar
  10. Juan Carlos Rivera Quintana1 de mayo de 2011, 13:47

    Muy buen comentario y anàlisis. Coincido con vos en esos puntos. un abrazo juancarlos

    ResponderEliminar
  11. Cira, Aguaya y Juan Carlos Rivera, les agradezco haber pasado por aquí.

    ResponderEliminar
  12. Partiendo de la aceptación pluripartidista en la sociedad,la no prohibición de ninguno (incluso del actual, como escribes)siempre que entes regulados por leyes de igualdad en todo sentido,el compromiso con el desarrollo de la no-economía actual,y sin llegar a un revisionismo que nos dejaría los próximos 50 años purgando y penando mientras el marabu crece... comenzaría un cambio real, me gusta tu articulo, coincido contigo, saludos

    ResponderEliminar
  13. Gracias Salvador, tus opiniones son muy justas.

    ResponderEliminar
  14. Por primera vez llego a este blog y me lo estoy leyendo de un sopetón, pues lo encuentro muy interesante, además de que milito en el partido de los "políticamente incorrectos" y para no dejar de serlo, te dejo un comentario: si está demostrado hasta la saciedad que el comunismo como sistema ha resultado más genocida y sangriento que el propio fascismo, ¿por qué no se condena por todos por igual? ¿por qué sigue teniendo "buena prensa" el apoyar a las dictaduras comunistas?... por esas razones prefiero que me ubiquen a la "derecha" antes de ser un "progre trasnochado".

    Saludos y felicidades por un blog tan interesante

    ResponderEliminar
  15. Gracias Charlie por pasar por aquí y dejar tus comentarios.

    ResponderEliminar