miércoles, 2 de marzo de 2011

EL MUSEO DE LOS OBJETOS PENSANTES




Brasilia es de una extremada sequedad – no sólo ambiental – que en los meses de julio y agosto llega a superar el clima desértico por la total ausencia de lluvia. Es relativamente pequeña comparada a otras ciudades de éste país – Brasil – que más parece un continente. Tiene más o menos la misma cantidad de habitantes que La Habana, a pesar de su extensión geográfica ser bien mayor, algo que no ayuda mucho si comparamos la vida cultural de ambas, que aquí es infinitamente menor a la de nuestra añorada ciudad. En la mayoría de las veces se limita a frecuentar algún bar; restaurante; tanda de pizza, carne, crepe o una parrillada en la casa de los amigos.

El viernes pasado después de terminar mi última clase de español con la noche ya vestida para salir, mis colegas de trabajo me invitaron a tomar unas cervezas para espantar el calor de las noches veraniegas.

Fuimos a un excelente bar - son muchos con esa característica – en un barrio de clase media, llamado Aguas Claras y como es costumbre, el público femenino era mayor – según el último censo hay ocho mujeres para cada hombre – en la mesa al lado de la nuestra, había dos matrimonios y un solitario hombre disputado por las desesperadas mujeres de esta ciudad que llora soledades.

Hubiera sido una noche normal si uno de ellos no hubiese sacado de su billetera diez pesos cubanos diciendo que por ser una moneda extranjera valía más. Por supuesto que era una jodedera con sus acompañantes ya que todos sabían que el dinero cubano no tiene ningún valor más allá del simbólico de un país que se cae a los pedazos pero que insiste en una ideología tan viva como el latín, y en un rumbo contrario al de toda lógica humana.

Me mantuve en el anonimato de la apariencia, nos parecemos mucho a los brasileños – más allá del físico - escuchando los comentarios sobre su viaje a la isla. Una vez más me dio la impresión de que para los extranjeros es bueno que se mantenga todo como está, pues sus experiencias, a las que llamó de fabulosas no pasaban de tirarse fotos manejando los carros que sus abuelos usaban; comprar los más famosos - gracias a los filme Hollywoodianos – tabacos del mundo; visitar Varadero; Cayo Largo, y me imagino que por respeto a su esposa se guardó las aventuras sexuales con las prostitutas más cultas del mundo – también las más barata – pues contaba que fue a un Congreso de medicina solo – cómo si eso fuese posible para un turista en la isla - y que después de acabar el mismo se quedó 10 días más para conocer el museo de los Castro. Para terminar definió su visita, como un viaje al pasado y les recomendó a sus amigos que debían hacer lo mismo.

En ningún momento lo escuche decir que había hablado con algún cubano que no pertenezca a la casta de privilegiados que comparten los lugares frecuentan por los turistas, o que caminó fuera de los tradicionales paseos turísticos, donde vive la realidad – el pueblo - escondida por los tiranos.      

Me duele saber que para la mayoría del mundo democrático Cuba no pasa de un exótico país, sin ninguna importancia económica y por eso es mejor mantener la inmovilidad de la nación y seguir disfrutando de su turismo barato. A nadie le interesa el sufrimiento de una población que desgraciadamente nació en un lugar sin petróleo, oro, diamantes, etc.

Mi vecino de mesa repetía las teorías de los que creen haber conocido la isla desde las ventanas de los hoteles que les son imposible disfrutar a la mayoría de los nacionales por la excéntrica disparidad de recibir su sueldo en peso cubano y tener que pagar casi todo en CUC*. Cuba es el único país del mundo donde circulan dos monedas oficiales – contradiciendo la tan cacareada igualdad –

Mis colegas, que conocen mi lucha contra la dictadura y saben de los avatares de un pueblo que no merece a esos gorilas que desgobiernan la nación, no esperaron que me presentase, diciéndole al que había mostrado los 10 pesos: él es cubano y como tal sabe que la mayoría de las cosas que dices no es de la verdadera Cuba y si de aquella adornada para turista ver.

La noche que era para relajar entre tapas y cervezas se convirtió una vez más en el eterno debate entre los que no aceptan o mejor no quieren ver desde su cómoda posición la realidad de la isla y los que apoyan también desde su cómoda posición – disculpen la redundancia – la lucha del pueblo cubano a favor de la democracia.  

Una discusión sin ganadores y con más de un derrotado. La nación y la familiar, célula principal de cualquier sociedad son los grandes perdedores en estos cincuenta y dos años de sombra comunista.

CUC* peso cubano convertible usado para sustituir al dólar con un gravamen el 10 por ciento al canje y que carece de valor cambiario fuera de la Isla.

5 comentarios:

  1. Que bueno que puedes confundirte con los brasileños aqui sin decir nada todos saben que soy latina.

    ResponderEliminar
  2. Es una discusiòn Bizantina, hasta Dios discute el asunto, el dirà de donde son los cantantes

    ResponderEliminar
  3. Javier, sabes que muy pocas veces me decido a dar mi opinión con relación a lo que expones, no por miedo puesto que como tú soy contrario al sistema que es impuesto en nuestro país, en está ocasión quiero felicitarte darle explicaciones a muchos brasileños de la realidad de nuestro país es un enigma puesto que la mayoría piensa todo lo contrario a la realidad. Muy bien expuesto por ti cuando dices que la mayoría solo sabe hacer la ruta marcada por la empresas turísticas que dicho sea de paso siempre responden a los intereses del gobierno, que no dejan mostrar la realidad por miedo. Cómo es el caso de la Internet que no deja su uso libre por que "influencia" el pensamiento manipulado por la revolución.

    Tu amigo Rogelio de unai.

    ResponderEliminar
  4. Oye Javier con respeto, sabes que verdades de tí aprecio,pero sabes que tambien a veces te pasas o no llegas, no porque seas un grande luchador contra la dictadura(palabras exquisitas venidas de tí), simplemente porque te gusta,como dicen los brasileros, APARECER, TAMBIEN.
    Entonces amigo si sabes que somos un pais exotico por una pila de cosas,porque no imaginaste que, quizas, el otro, estaba tratando simplemente de APARECER, tambien.
    Cojelo suave mi hermano, que puedes morir primero que la momia

    ResponderEliminar