miércoles, 23 de febrero de 2011

EL ADN DE LA NOSTALGIA

El 14 de febrero es conmemorado en todo el mundo como el día del amor – en la extensión más amplia de esa palabra – en Brasil no es más que una fecha común. Aquí – que no es siempre el lugar donde deseas estar - por cuestiones ajenas al corazón y bien cercanas al bolsillo se celebra el 12 de junio.

Yo – cuánta soledad y egoísmo caben en ese pronombre – que a demasiado tiempo vivo en esta cultura, tan parecida a la nuestra en algunas cosas pero en otras muy diferente hasta el punto de dejarnos perplejos – ya pensaron en tomar batido de aguacate o comer espagueti, arroz y frijoles todo junto – pero que nos vemos obligado a asimilar pues en el forzado exilio no puedes darte al lujo de escoger, o te insertas en la tierra que te adoptó o mueres más rápido de lo normal – que no deja de ser un auto-suicidio - sino eres capaz de adaptar tu vida a la imposición del destino.

Por eso ese día, y siguiendo mi rutina o la del lugar – que ni siempre es la misma - me desperté sin recordar el especial significado de esa fecha en nuestra cultura – el único país junto al idioma que no te abandona – a las 7 de la mañana para dar mi clase de español.

Antes de salir revisé mi correo electrónico y mi Facebook. El universo virtual que me devolvió a la mayoría de los amigos reales, expulsos por la política para ese territorio de nadie, donde no existen fronteras, y en el cual encontré también algunos que indudablemente serán eternos.

Una vez más ese espacio indefinido en la materialidad de un tiempo cada vez más irreal me proporcionó uno de los mejores momentos en todos estos años de ausencia - que no quiere decir olvido -.

Mi MADRE – los años de silencio, quince en total, justifican la mayúscula – estaba en Miami a dos años tratando de encontrarme o mejor de reencontrarme porque como imaginan, la distancia – que muchas veces no es sólo física – no impide que después del tiempo haber hecho su labor y los años, que para algunos - lamentablemente no para todos - nos hacen más sabios – aunque esto no significa que seamos mejores - pero de alguna manera nos da la capacidad de entender lo que por el ímpetu de la juventud veíamos como imperdonable.

Mi alegría fue tanta – éste texto no alcanzará para transcribirla – al sentir recuperado el sentido original de la palabra FAMILIA – ya expliqué el por qué de la mayúscula – y ver disminuida la soledad que me acompaña – esta frase puede parecer una contradicción – a muchos años.

Que la ansiedad con la convivo desde que tengo noción fue mayor a la que normalmente acompaña mi cotidiano destierro. Solamente aplacada al día siguiente, cuando el tan demorado encuentro fue posible gracias a la misma tecnología que muchas veces nos aísla de la vida real, y que para nosotros - espero no estés en esta categoría – los exiliados nos une más allá del recuerdo.

Cuando vi a mi mamá, y escuche sus voz después de tanto tiempo. Me sentí nuevamente en el útero materno – claro que esto es una metáfora, pues nadie recuerda ese mágico momento – pero está justificada por la escasez de palabras, y por mi incapacidad de expresar los sentimientos que se agrupan desordenadamente en mí.

Ahora me inunda la aprensión del reencuentro físico, de los abrazos y besos que trataran de rescatar el tiempo perdido, sabiendo que nada ni nadie es como un recuerdo. Que la vida no se detuvo en esta ausencia cargada de lejanías. Que todos cambiamos y que el ayer en el que me refugié todos estos años puede estar llegado a su fin.

Es tiempo de izar velas, de dejar la soledad en el pasado buscando en el norte de la brújula el camino que me devuelva los pasos perdidos, pero antes que tus-mis lagrimas mojen la camisa y embarguen la voz debo decir sin ninguna vergüenza que los amo.

A mi Madre, mis hermanos, mi sobrina y cuñada.

14 comentarios:

  1. Azu me deja muy feliz que hayas encontrado a tu mamá. Besitos

    ResponderEliminar
  2. Antes por tu muro de facebook me unía a tu felicidad merecida, ahora por acá lo reitero. Uno grande para tí de abrazo sincero, post como estos conmueven porque son la realidad edificada, gracias
    JC Recio

    ResponderEliminar
  3. Me alegra sentirte entusiasmado con este nuevo giro en tu vida que de seguro te dará fuerzas e inspiración para seguir adelante.Dios los bendiga!Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  4. esto esta muy bien luego me lo llevo, un abrazo sonia

    ResponderEliminar
  5. QUE IM-PRESIONANTE texto...me dejas sin palabras y con un nudo en la garganta. de verdad que alegria saber que ya pronto estaras de nuevo en ese calor familiar que tan necesario es... un fuerte abrazo Javier

    ResponderEliminar
  6. Que alegria, amigo querido! Me has hecho llorar, pero de felicidad. No temas a los cambios. El amor, ese que se lleva desgarrando el corazon, lo supera todo. Nada hay mas bello en la vida que el re-encuentro con nuestros seres queridos. Te lo digo yo, que he pasado por todo eso y varias veces...
    Felicidades y muchos besos. Te quiero, Vivian

    ResponderEliminar
  7. Tener amigos como ustedes, capaces de compartir mi alegría me llena de esperanza. Muchas gracias a todos.

    ResponderEliminar
  8. Azuqita, cuanto me alegro por este momento especial que embriaga tu espirtu. Què bueno hombre, que bueno. Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Trato de no ser nostálgico, pero cuánta energía se gasta!!

    ResponderEliminar
  10. Carmen Siempre Amiga26 de febrero de 2011, 5:50

    hasta la nostalgia sabe de químicas...bello.

    ResponderEliminar
  11. Javier,una gran emoción lleno mi alma al leer que te reencontraste con tu Madre y Familia,que gran milagro ocurrió...despues de tantos años de soledad,ahora podras abrazarlos,estar junto a ellos... Muchas Felicidades mi buen amigo!!! Carola.

    ResponderEliminar
  12. Queve, Mario, Carmen, Carola muchas gracias por pasar por aquí y compartir mi alegría.

    ResponderEliminar
  13. azu querido: me alegro por tí. habrás de acopiar paciencia, sin embargo. y centrarte en la suerte del reencuentro más que en los inevitables cambios que puedan estropearte la alegría.
    como todos los reencuentros , este estará lleno de sorpresas. reúne dulzura de esa que una vez te cambió el nombre.

    ResponderEliminar
  14. Gracias mi querida, ya sabes que la Gloria eres tú. Te quiero.

    ResponderEliminar