miércoles, 14 de julio de 2010

LA VIDA COMO ÚNICA OPCIÓN

Son esperanzadoras las noticias que llegan de La Habana, anunciando la liberación de 52 presos de consciencia, todos restantes de la nefasta primavera negra de 2003. Pero antes de ver el trasfondo de esta noticia (siempre hay algo oculto atrás de las palabras) debemos aclarar la diferencia desconocida por muchos entre prisionero de consciencia y prisionero político.
Prisionero de consciencia es cualquier persona encarcelada por su raza, religión, color de piel, idioma, orientación sexual o credo, mientras no haya defendido, practicado o justificado la violencia. Cualquier persona a la que se le impide físicamente (por prisión u otras causas) expresar (en cualquier forma de palabra o símbolos) cualquier opinión que mantiene honestamente. Dentro de esta definición se excluyen las personas que han conspirado con un gobierno extranjero para derrocar el propio.
Prisionero político es cualquier persona al que se mantenga detenido o de otra forma, por ejemplo bajo arresto, porque sus ideas supongan un desafío o una amenaza para el sistema político establecido, sea de la naturaleza que sea. Un prisionero político puede haber promulgado, justificado o usado la violencia en beneficio de las causas que defiende. Esa son las definiciones dadas por Amnistía Internacional para ambos casos aunque sólo reconoce a los prisioneros de consciencia.
Ahora que ya sabemos la diferencia entre ambos analizaremos el histórico de la dictadura comunista desde sus inicios. En 26 años, entre abril de 1962 y diciembre de 1988 se liberaron 6571 presos políticos o de consciencia, lo que da una media de 252 por año. De noviembre de 1991 a julio del 2010 fueron liberados 380, con media de 20 por año. Parece poco significativa la porcentaje de los últimos 19 años, pero no debemos dejaron engañar por los números pues si son bien mayores aquellos de los primeros 26 años es necesario recordar que más del 97% de esa cifra son de presos políticos (rezago de la invasión de Bahía de Cochino y de la guerrilla del Escambray, que usaron la violencia como forma de derrocar a la violenta dictadura Castrista), algo que a pesar de no concordar, no los desmoraliza frente a la sociedad cubana pues como dice el refrán “ojo por ojo y diente por diente”. Pero que les resta importancia antes los que de forma pacífica y cívica luchan por la libertad de su nación.
Lo más significativo en todos estos años del gobierno de los hermanos Castro es la contradicción bien clara de las declaraciones habituales que niegan la existencia de presos políticos o de consciencia. Si fuesen ciertas sus afirmaciones deberíamos preguntarnos de dónde salieron los 6951 prisioneros liberados a lo largo de 48 años o qué harán con los 124 que aún se encuentran en las cárceles de la dictadura.
Varias situaciones de esta anunciada liberación son especialmente delicadas para el gobierno cubano. En primer lugar los 52 son presos de consciencia reconocidos por Amnistía Internacional como tal, y que obstaculizaron las relaciones de la Habana con sus socios europeos desde la infausta primavera del 2003.
Por eso es importante saber cuáles son las verdaderas intenciones del General-Presidente con ese gesto. No podemos obviar que el país se encuentra una vez más en una profunda crisis económica, agravada esta vez por la falta de divisas internacionales y el no pagamento de la Habana con sus socios y acreedores extranjeros. Por otro lado la población ya no responde como antiguamente a las penurias ni a los discursos politizados que antaño frenaron una explosión interna. Algo que los octogenarios dirigentes sienten como inevitable sino alivian de alguna forma la miseria generalizada, empezando por la más elemental de las necesidades “comida”. Sólo que ahora es mucho más difícil por no contar con las llaves de escape que fueron Camarioca o Mariel. Entonces le queda una única opción, usar (no es la primera vez) a nuestros verdaderos héroes como moneda de canje con la Unión Europea su principal acreedor, pero tratando de pasar la imagen de que no fue una liberación impuesta por Estados extranjeros y sí un gesto de buena voluntad del gobierno cubano (tan buena voluntad que los manda a todos a un obligatorio destierro, que no es más que otro tipo de prisión) y espera recibir a cambio el levantamiento de las sanciones económicas que sufre la isla desde aquella fatídica primavera.
Será que con los años el sanguinario general está asimilando la ternura de la que habló otro asesino en una de sus más famosas frases. Realmente pienso que no. Estas avisadas liberaciones son un triunfo (no sé si es la palabra cierta, pues todos hemos perdido en estos años de metralla) en primer lugar de la oposición interna y pacífica, encabezada por las dignas “Damas de Blanco”; de la huelga de hambre del heroico compatriota Guillermo Fariña que no se dejó intimidar con el discurso del general en el último congreso de la Unión de Jóvenes Comunista ni cayó en la trampa preparada por el gobierno cubano con ayuda del español ofreciéndole un tratamiento médico en la madre patria; de los blogueros independientes que descubrieron en el espacio virtual la libertad de expresión y pensamiento que les he prohibida en la nación. Y fundamentalmente del mayor error cometido por el señor Raúl Castro (algo que demuestra su inhabilidad política, Fidel nunca habría permitido ese trágico final, pues sabe que un mártir es invencible), que fue el prematuro asesinato del prócer Orlando Zapata Tamayo, después de 84 días de huelga de hambre. Una situación que se le escapó de las manos y se convirtió en la mayor propaganda de la generosidad Castrista, que no pudo como lo había hecho en otras ocasiones desviar la atención del resto del mundo. Por otra parte no debemos olvidar que el exilio cubano (tan dividido) se unió como una sola voz alrededor de un único objetivo, exigir la libertad de los prisioneros y la democratización del país con la ayuda de algunos gobiernos democráticos que condenaron el asesinato de Zapata Tamayo y reclamaron la inmediata liberación de los prisioneros de consciencia cubanos.
Otra institución que tuvo un destacado papel en éste anuncio es la Iglesia Católica Cubana. Que es duramente criticada por una parte de nuestra comunidad que vive en el exilio por la demora en tomar una actitud antes los últimos acontecimientos nacionales. No les quito la razón a quienes la critican. A pesar de no concordar con esas críticas pues si vemos el histórico de esa institución comprobaremos que siempre ha estado al lado de los poderosos. Solamente ha actuado cuando siente que puede salir de alguna forma perjudicada y después de tener la seguridad de que alcanzará al menos uno de sus objetivos. Cosa que parece haber conseguido con la noticia hecha pública en la isla.
Una vez más pienso que estamos en la hora de superar cualquier tipo de egos. Si la Iglesia, ha decidió intervenir aunque tardíamente todos debemos colaborar con ella para extirpar de una vez por toda en la nación tanto odio acumulado y preparar el camino de un futuro para el bien de todos, como quería el apóstol. Pues esta guerra entre hermanos ya ha durado más de lo soportable. Todos hemos perdido (somos los eternos vencidos por la política y las separaciones). Espero que al final de éste triste proceso llamado revolución cubana, haya sólo un vencedor con ese nombre en mayúscula que duele tanto pronunciar CUBA.
Sería prudente que la Unión Europea no tomase ninguna medida precipitada en relación al anuncio de la liberación de los prisioneros de consciencia, debemos recordar que el gobierno cubano incumplió en muchas ocasiones lo prometido tanto interna como externamente. El histórico de mentiras para ganar tiempo cuando la soga aprieta más de lo sufrible empezó mismo antes de 59 cuando su máximo líder fue entrevistado en la Sierra Maestra por el periodista americano Herbert Matthews, para The New York Times el 17 de febrero de 1957, declarando entre otras in-verdades que le revolución cubana nunca sería comunista, ya saben lo que pasó.
Por todo lo antes expuesto la conmemoración del anuncio debe ser cautelosa y no desistir de presionar a la dictadura cubana que ha dado un plazo de 4 meses para la total liberación de los 52 hermanos. Sin olvidar que es simplemente una promesa más que a pesar de bienvenida, debemos usar como punto de partida para que se acabe de una vez por toda en la Nación con la dolorida política de combatir las ideas con cárceles y tortura. Solamente entonces se podría pensar en una posible normalización de la relaciones con el bloque europeo y el resto del mundo. Todo eso sin dejar de exigir la tan necesaria democratización nacional como punto fundamental de cualquier mañana patrio.

7 comentarios:

  1. En general tienes razón en lo que escribes, veo algunos puntos que la pasión pudo más que la razón pero nada que afecte tu analisis.

    ResponderEliminar
  2. Dale..Javier...muy bueno tu analisis..ese es unos de los caminos para poder llegar a algun lugar.....
    Abraços

    ResponderEliminar
  3. Javier muy buen análisis, me parece muy bien la liberación de estos compatriotas, y que todos dejen la cárcel, vengan o se queden porque es una situación de no diálogo, y todo se estanca. Gracias por compartir tu post.

    ResponderEliminar
  4. Ese dolor que todos sentimos pasara.

    ResponderEliminar
  5. Como dices es hora de unirnos definitivamente, estoy muy feliz de que liberen a nuestros presos de conciencia, aunque el regimen no quiera reconocerlo es un gran triunfo de la oposicion cubana.

    ResponderEliminar
  6. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    TE SIGO TU BLOG




    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTE
    JAVIER IGLESIAS

    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DEL FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  7. Muchas Gracias José Ramón por tan lindo Post.

    ResponderEliminar