miércoles, 17 de febrero de 2010

CARNAVAL: EL MAYOR ESPECTÁCULO DEL MUNDO

Es carnaval en éste país (recuerden vivo en Brasil) y esa palabra tiene varias accesiones, en 13 años de exilio veo parar (no sé si es el verbo conveniente, pues la fiesta no para) al gigante continental una vez por año, siempre en febrero durante una semana. En ese lapso de tiempo todos los problemas son olvidados, junto con las diferencias partidarias (no usé políticas porque en una democracia, la política no divide), preferencias sexuales y todo lo que absurdamente separa.
Es posible encontrar disfrazado lado a lado al excelentísimo Presidente de la República, de tendencia seudo-izquierdista y al candidato de la oposición (preferido en las encuestas y también por mí) dividiendo el mismo palco; al maricón (homosexual es un vocablo muy intelectual para mi gusto, también GLS. Prefiero la jerga que no es ninguna falta de respeto, pues tengo muchos amigos (as)-hermanos (as) en esas siglas, de los que me orgullo); a la tortillera (ya saben, el sustantivo es muy erudito) junto al machista y a la feminista compartiendo el mismo vaso de cerveza, pero cuidado no se engañen, es sólo en ese periodo de tiempo ya que en esa semana no existe el mañana y solamente importa el momento de sentirse libre de todas las ataduras sociales para disfrutar el mayor y más indescriptible de los misterio. El movimiento de la tetas, cintura y nalgas de las bellas mujeres brasileñas (es recomendable mirar en ese orden), casi desnudas (existe algo llamado tapa-sexo, que no pasa de un chiste), después de exhausta preparación corporal que dura todo el año (que me perdonen las feas pero en esta situación específica belleza es fundamental como decía el poeta Moraes de nombre Vinicius). Y también ya es hora de acabar con ese mito de la mulata-alpargatas, he visto a muchas blancas con más meneo que la famosa leyenda europea de la piel achocolatada.

Cada provincia (que aquí se llaman Estados) tiene un carnaval con características propia, aunque el más conocido internacionalmente es el de Rio de Janeiro, con sus 12 famosas y gigantescas Escuelas de Sambas, mantenidas en gran parte con el dinero sucio del juego prohibido, llamado de “juego del bicho” ya que usa los animales como números y presididas muchas de ellas por las más tradicionales familias bicheras de la ciudad. Es importante aclarar que esa contravención no impide al ayuntamiento de financiarlo ya que es una de sus mayores fuentes de recaudación (otra característica del mismo la unión de la ilicitud con el poder público, en beneficio del bien común). A pesar de todo su poder financiero no es el más popular dentro del país (ya verán por qué), el carnaval carioca es preparado especialmente para los turistas extranjeros, en un espacio diseñado e idealizado por Oscar Niemeyer con el sugerente nombre de Sambódromo (algo así como “país de la Samba”) Márquez de Sapucaí, porque está ubicado en la avenida que lleva el nombre de uno de los más importantes senadores mineiros del siglo XIX.

Con una extensión de 700 metros y capacidad para 88.500 personas, es ideal para poder ver los desfiles de las escuelas. Las entradas varían de R$ 5,00 (2,77 dólares) las más populares hasta R$ 77.000,00 (42.777,00 dólares) por un espacio reservado con capacidad de 24 personas con servicio gastronómico exclusivo ya incluido en ese valor.
Los números de esa fiesta son impresionantes, vean el ejemplo de la Escuela Beija-Flor de Nilópolis con 4000 miembros disfrazados (los disfraces son comprados en 12 parcelas iguales por sus integrantes) para desfilar en 46 cortejos carnavalescos, acompañados de 10 carrozas, todo eso dentro un límite de tiempo de 82 minutos siguiendo un guión especifico ante un jurado seleccionado por el ayuntamiento y las propias escuelas, delante de un público heterogéneo, que incluyen gran parte de extranjeros, principalmente europeos ávidos de la magia y fantasía que proporciona ese ficticio mundo y de celebridades como Madonna, Beyonce y París Hilton que éste año han aparecido en el Sambódromo. La fiesta empieza a las 9:00 de la noche y va hasta las 8 o 9 de la mañana, siempre domingo y lunes con 6 escuelas desfilando cada día en una competición dónde cada jurado evalúa 10 requisitos.
Pero ese no es el único carnaval de la ciudad, en Rio de Janeiro hay 465 comparsas (es inevitable no recordarme de mi querida Alacrán), que arrastran una multitud por las calles del centro y la orilla del mar con sus contagiosas Marchinhas (una especie de conga) de doble (bien podría ser de triplo, y muchos más) sentido y burlas políticas, que lleva a todos al éxtasis de la alegría, regado a abundante cerveza, la más típica de las bebidas consumida en esa fiesta y la que mejor combina con una temperatura de 40 grados y el roce de los cuerpo, el verdadero calor humano (o será sudor humano). Ese es el más tradicional carnaval carioca.

Existen otros carnavales menos famosos en el exterior y más populares aquí, donde la samba no es la música tocada. En la provincia de Bahía en especial en Salvador, su ciudad más importante y cuna de grande músicos se baila a ritmo de aché, algo tan pegadizo que no deja a nadie con los pies parado, y sus mejores exponentes son Ivete Sangalo, Chiclete com Banana, Asa de Águia, entre otros. Al contrario del carnaval carioca donde los mayores protagonistas son las escuelas con sus anónimos integrantes, la mayoría moradores de los barrios que las abrigan, en el carnaval bahiano quienes brillan son sus estrellas musicales. Otra diferencia es que los músicos van montado en un camión adaptado como escenario móvil que recorre todo el litoral de la ciudad con una multitud abajo acompañándolos. Esa muchedumbre es dividida en los que pagaron para estar bien cerca del camión y es protegida por una muralla formada por vigilante; y por otra que no paga y acompaña de una distancia mayor pero con la misma alegría.

El tercero del que hablaré a pesar de no ser el último (como ya dije hay otros) es en la provincia de Pernambuco más específicamente en la ciudad de Recife. Aquí la música tocada no es ni la Samba ni el Aché sino el Frevo y el Maracutu, éste es el más popular de todos pues son comparsas donde no se paga nada para participar y ocupan toda la ciudad. Una de ella, la más famosa “El Gallo de la Madrugada” está en el libro Guinness World Records, por ser la mayor comparsa del mundo con más de 1 millón de participantes. Es tanto el amor por esa fiesta que empiezan el desfile a las 5 de la mañana con un gigantesco desayuno colectivo y van hasta la 7 de la tarde, recorriendo los 12 kilómetros del litoral. Dos cosas llaman mi atención en éste carnaval, por recordar el nuestro (que ya fue mucho mejor), una los hombres Sancos y los Muñecones gigantes, aquí hay una gran diferencia, estos muñecos son retratos de personajes famosos del carnaval pernambucano ya fallecidos, es un forma de homenajearlos, y de decirle ustedes que tanto hicieron por esta fiesta aún están presentes.
En esta época me parece que Brasil es el único país del mundo en tener cinco estaciones bien definidas, primavera, otoño, invierno, verano y Carnaval, y como estamos en la que más me gusta pararé por aquí para acompañar la comparsa. Recuerden sólo por esta semana el mañana es hoy.

10 comentarios:

  1. Ese carnaval es una maravilla.

    ResponderEliminar
  2. Realmente es el más famoso del mundo, gracias por las informaciones.

    ResponderEliminar
  3. Muy descriptivo, pense que habia solo un carnaval.

    ResponderEliminar
  4. sé de algunos que viajan a Brasil sólo por disfrutar-gozar-salpicarse de ese Carnaval, el más grande o majestuoso del mundo.


    un abrazo,

    ihos

    ResponderEliminar
  5. Javier muy bueno tu articulo, gracias por describirnos esas fiestas tan famosas, recuerda que no me perdere el proximo carnaval de Rio . Saludos

    ResponderEliminar
  6. Maria Isabel Raga Prunes19 de febrero de 2010, 5:46

    Javier .....estupendo articulo sobre los carnavales ademas muy bien ilustrado, que anima la vista y el alma.Un abrazo desde Cuba.

    ResponderEliminar
  7. Ishovany ya que conoces personas que vienen al carnaval te espero en el próximo, lo mismo para tí Oscar. Maria Isabel gracias por tu comentario. Abrazos para todos.

    ResponderEliminar
  8. Adorei meu querido, e o samba enredo passa como um rio! Hay un filme maravilloso que ilustra bien todo ese proceso. Es un filme brasilero (claro!) de los años 80 y se llama "O rei do rio", dirigido por el genial Fabio Barreto y con grandes actores (claro),como Nelson Xavier,Milton Gonçalves, Nuno leal Maia . Você lembra? Beijão irmão

    ResponderEliminar
  9. Ah, Javi, se te olvidó decir que por estas fechas en las clínicas con servicio de cirugía estética, agota el stock de silicona. Caramba que competencia desleal! jajajjaja

    ResponderEliminar
  10. Javier, que orgulho tê-lo como compatriota! O Brasil se orgulha de você. Grande abraço!

    ResponderEliminar