miércoles, 27 de enero de 2010

JAVIER IGLESIAS: POESÍA

UN PEDAZO DE MÍ

Al norte de diciembre
está mi pretérito,
el nombre que rasga mi garganta
tatuado bajo la piel,
donde nadie ve.

Son las ruinas del sol,
la arqueología de la historia,
algo que no sé si algún día volverá.

La última columna que podía salvarlo
ha caído,
qué esperar de una nación
que lanza su futuro al mar
la ausencia de todo venció.

Nada cambia,
sólo la inmovilidad avanza
y la solución aún es la misma.

Llegué tarde al azul
para impedir su fuga,
para decirles que el edén no existe.

No puede evitar el flagelo del mar,
el sollozó de sus ayeres,
su llanto por el fracaso de una nación
de ética desmoronada.

Perdóname Habana por huir de ti,
por no soportar tu agonía.

A veces escapar es el peor castigo.

FRAGMENTOS DE UN RECUERDO

Mi padre se fue,
que es uno de los nombres de la muerte
y el diálogo nunca nació.

Fue la única manera de respetarnos,
el silencio como bandera,
con el pensamiento mudo
en un lugar cercado por el miedo a las palabras.

Ya no está en el portal tomando su ron,
y los atardeceres han desaparecido
al igual que yo,
en la ciudad de las lágrimas rotas
que me acongoja,
historia que se repite a muchos tiempo.

Sé el camino del adiós familiar
en el silencioso reposo de las estatuas
que siempre fue mi refugio
y en la que tal vez reposaré
cuando el exilio sea ayer.

CON LA CASA AL HOMBRO

Escribir es una forma de llorar en silencio,
de refugiarse donde menos duele,
en aquel sitio siempre cálido
que está en el pasado
aunque afuera nada se detiene.

Es en la inmensidad de la blancura del papel
tan virgen como aquella muchacha de secundaria
que me enseñó los caminos del cuerpo
donde expurgo lo que fui, lo que soy
y lo que nunca seré.

Es la patria desprendida de una generación perdida
que dio otro sentido al mar.

Son historia que no caben en los libros
porque el presente es un bolero roto
que mi vitrola no se casa de tocar.

10 comentarios:

  1. Asere me encantaron tus últimos poemas. Abrazos desde el frío europeo.

    ResponderEliminar
  2. Se siente mucha tristeza en tus poemas.

    ResponderEliminar
  3. Sublime y sensible...una oda al exilio muy poetica.

    ResponderEliminar
  4. Azuca, tonos del desgarro que te-nos habita, un poco más allá, más acá; precipicios en el equilibrio - como dijo el poeta (S.R.). Pedazos de ti, de esa casa que llevas al hombro. Gracias
    Un abrazo Queve

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos amigos, a Magali ya tan cercana y al Queve, trovador de los año felices. Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Azu, escapar a veces es castigo pero a veces es una bendición. ¿Por qué no tratas de verlo de este modo?: La Habana, como amante buena, como madre, prefirió verte partir para saberte a salvo. No le pidas perdón; dale las gracias.
    Y recuerda que escribir es también una forma de reír.
    Un abrazo fuerte de quien te quiere mucho

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Odette gracias por tu cariño que me ayuda a sentir menos culpa, sino fuera por todos ustedes, amigos que el exilio nos ha unido más no sé qué sería de mí. También te quiero.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante y muy ameno descubrir tus escritos me ha transportado a las realidades de una isla que deje hace muchos años siendo solo una niña,lejos y al mismo tiempo cerca. Cuando llegara ese dia. Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta mucho el último poema. Oye, y de verdad que Aquel Sitio está detenido en el tiempo.... El mundo evoluciona cada día, pero allá dentro el mundo se detuvo (hace ya muchísimo tiempo). Sólo hay que ver la decoración de muchos hogares, y como la gente Piensa... pero es una tema peludo, digo peliagudo, y escombroso, digo, escabroso...

    Saludos desde Los Mangos.

    ih

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tus palabras mi querido Ishovany

    ResponderEliminar