miércoles, 20 de enero de 2010

DE RUINAS Y DESIDIAS

Me había propuesto descansar de la escritura por un mes, al menos de aquella que produzco, con las sabidas limitaciones, y no de la que habitualmente me nutro. Quería que enero me trajese el necesario descanso para reponer las energías de otro año de exilio. En parte lo conseguí, leí una magnífica novela con un nombre tan cercano que bien pudiera estar debajo de mi piel, pues envuelve una historia con Tula, una de las mujeres que siempre fueron en mí.
Ya pasó casi un mes desde que 2009 dobló la esquina y se quedó en el último trago de ron de aquella medianoche donde todo es mitad y no sé si celebro el fin o el principio de algo que dependiendo del lugar donde esté cambia su significado.
En la Isla (siempre ella a pesar de la ausencia del mar) era simplemente un día para seguir tomando ron y disimular gran alegría por un año más de una revolución que como ninguna otra ha conseguido fragmentar la nación en miles de familias que no caben en una fotografía ni en una página de la historia oficial.
Volviendo a enero, retomé mi rutina de correr los 10 kilómetros diarios, el mismo primero como la única forma encontrada para vaciar mi cabeza de los fantasmas que no soy capaz de colocar ni en un texto por miedo a que huyan de él y los contaminé en el simple acto de la lectura.
No prometí nada pues olvido casi todo en el medio del camino y siempre encuentro alguna justificativa para aliviar esa culpa. Aún no conté por qué decidí volver a correr el primero, sin importarme con aquella resaca de los que huyendo de un lugar sitiado por la angustia se ahogan en un vaso de ron que tiene el nombre de su ciudad, y no el días 2 cuando con absoluta seguridad me sentiría mejor. Pues bien ese primer día del año, donde supuestamente todo es azul; en otra isla, llamada de Grande, y localizada entre los estados de Rio de Janeiro y San Paulo, ocurrió una avalancha de tierra, provocada por intensas lluvias en el cual perdieron la vida 52 personas. En ese instante sentí que el año que aún gateaba traería desastres inimaginables, debo aclarar que todavía no conocía la “Letra del Año”, según las PREDICCIONES DE IFÁ, pero un dolor atípico se apoderó de mí. El día 5, otro desastre natural, ahora en Rio Grande de Sur, también con varios muertos. Qué está pasando con Brasil, fue la pregunta que me hice. Un paraíso tropical sumergido en cataclismos.
Mal sabía yo que lo peor estaba por venir. Hoy veo las imágenes de otra isla caribeña (creo que las islas no son más que un cáncer expulso por un cuerpo continental), que hablan más que el llanto, el dolor y el sufrimiento que padezco en carne ajena desde la cómoda sala de mi apartamento. Observo perplejo los momentos angustiantes de un país que desapareció, que se partió al medio, literalmente. La tierra como la otra mitad de la naranja exprimió lo que quedaba de un pueblo donde el pasado ya era, empieza ahora. También por primera vez vi al mundo movilizarse con la rapidez del rayo que Santa Bárbara aún nos niega para partirlo no sólo en dos, sino en todos los fragmentos a quien ustedes saben.
Si nada es por acaso como dicen muchas personas que conozco, y sin querer comparar con la inmensa pérdida de los haitianos, una vez más la comunidad internacional se omite, se silencia (y esta vez el orden de las factores, sí altera el producto) en nombre de una utopía que a mucho tiempo murió, ante otro de los tantos crímenes cometidos por el Gobierno Revolucionario de los hermanos Castros.
En el Hospital Psiquiátrico de La Habana Cdte. Dr. Eduardo Bernabé Ordaz Ducunge, conocido popularmente como Mazorra murieron de frío y hambre en menos de una semana 26 indefensos pacientes-impacientes, totalmente desprotegidos por un sistema médico que los hermanos proclaman como uno de los mejores del mundo, a pesar del médico personal del mayor de los Castro ser importado de la antigua metrópolis y no de su tan cacareado sistema público de salud.
El gobierno que aún se dice revolucionario publicó una nota en la prensa oficial (disculpen en Cuba sólo existe una prensa controlada por el Estado, y Estado soy YO o sea ÉL), que reproduzco integralmente:


INFORMACIÓN A LA POBLACIÓN DEL MINISTERIO DE LA SALUD PÚBLICA

Juventud Rebelde
15 de Enero del 2010 14:45:38

Ante la muerte de 26 pacientes en el Hospital Psiquiátrico de La Habana durante la última semana, se investigan las causas y se han detectado ya deficiencias relacionadas con la no adopción oportuna de medidas.
En el Hospital Psiquiátrico de La Habana, que dispone de 2 500 camas, se ha producido durante la última semana un incremento de la mortalidad en los pacientes ingresados. En total se reportan 26 fallecidos.
Estos hechos están vinculados con las bajas temperaturas de carácter prolongado que se han presentado (de hasta 3,6 grados centígrados en Boyeros, donde se ubica el hospital) y a factores de riesgo propios de los pacientes con enfermedades psiquiátricas, el natural deterioro biológico debido al envejecimiento, infecciones respiratorias en un año donde esta enfermedad muestra un comportamiento epidémico y las complicaciones de afecciones crónicas presentes en muchos de ellos, fundamentalmente cardiovasculares y cáncer.
Ante la situación descrita, el Ministerio de Salud Pública decidió crear una Comisión para investigar lo ocurrido, la que hasta el momento de elaborar esta información ha identificado varias deficiencias relacionadas con la no adopción oportuna de medidas.
Los principales responsables de estos hechos serán sometidos a los Tribunales correspondientes.

Ministerio de Salud Pública

Éste comunicado, desde su primera línea es un insulto a la inteligencia humana, se investiga qué. Sabían que sería el invierno más rigorosos de los últimos años, y que la región donde se encuentra el hospital desde su fundación siempre ha sido una de las más frías de la ciudad. Y mismo así no tomaron las más elementales medidas, como sustituir los cristales rotos de las puertas y ventanas de los pabellones, repartir ropas de invierno y edredones para los pacientes, suminístrales una alimentación adecuada, que les permitiera convivir con las bajas temperatura. Ahora después de las muertes denunciadas por La Comisión Cubana de Derechos Humanos y reconciliación Nacional (CCDHRC) tratan de justificar su crimen como siempre culpando a las inclemencias meteorológicas (No hay nada más comunista en la isla que los Huracanes), y a supuestos factores de riesgo de los pacientes psiquiátricos, junto al natural deterioro biológico del envejecimiento, entre otras causas. Si fuesen esos los verdaderos motivos ya estaríamos libres a muchos años del desequilibrado-en-jefe.
El último párrafo es el mejor chiste de humor negro de todos los tiempo, pues sabemos que los principales responsables nunca serán juzgados; “La cadena se rompe por el eslabón más débil”, y con seguridad los Castros no serán procesados, al menos por ahora. No debemos olvidar que la historia la hacen los pueblos pero la escriben los gobernantes.
He buscado e investigado a días en periódicos, revistas y noticieros de la época pre-revolucionaria algún acontecimiento semejante en hospitales públicos y no encontré ninguna información o noticia que relatara una tragedia de tal magnitud en los anales de la Nación, desde que esta se convirtiera en una República Libre y mucho menos dentro del tan alabado sistema de salud Castrista. Estos hechos, inauditos a pocos años atrás nos demuestran el deterioro de un sistema incapaz de satisfacer las más urgentes necesidades de su población. A qué punto han llegado los dirigentes de la patria capaces sacrificar no a 26 pacientes, sino a toda una Nación por su sed de poder. Poco importa a esta altura buscar los culpables pues la ruinas de un sistema que privilegia a poco y que aún es ignorado por la mayoría de la comunidad internacional debe ser la mayor preocupación de los organismos internacionales que hoy dan su desinteresada ayuda al pueblo haitiano.
Éste es mi pedido de socorro para un pueblo que a cada día ve disminuir su capacidad de sobrevivencia. Y no puedo dejar de preguntarme, cuál sería la reacción de la comunidad internacional si esos hechos hubiesen ocurrido en Brasil, país que me refugia a mucho tiempo. Con seguridad la OEA y todos sus representantes gritarían pidiendo justica y socorro, pero cuando se trata de CUBA sólo grito yo desde la impotencia de mi escritura.

11 comentarios:

  1. Es una pena que eso pase en nuestro país.

    ResponderEliminar
  2. Es el fin llegando a los pocos.

    ResponderEliminar
  3. querido amigo;igual que tu mis rutina y rituales son un eslavon entre realidad y la escencia de nuestras vidas.comence mi ano con mis secciones de meditacion y la necesidad de mantener el aqui y ahora,de mantener esa realidad con nos hace similares con el resto del universo.como ignorar el sufrimiento ajeno?y sea un tr...ago de ron,o un single malt scots wiskie no es mas que un breve aniquilamiento ,un analgesico para escaparnos brevemente de esa sensacion de impotencia ante una realidad indispensable.y como decia cheaf seattle en 1852,solo sabemos que hay solo un dios.no hay hombre sea hombre rojo o blanco puede separse.al final todos somos hermanos.

    ResponderEliminar
  4. No tengo palabras, solo un escalofrio y mucha tristeza recorre mi cuerpo mientras leo tus palabras y proceso el mensaje.
    Gracias por tomarte el tiempo de mantenernos informados y sobre todo compartir con todos tu inmensa sensibilidad humana y patriotica.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por los comentarios y a tí Magu en especial por el reencuentro.

    ResponderEliminar
  6. Javier, solo me he sentado frente a mi lapto porque me habias anunciado que saldria hoy (ayer ya) tu articulo sobre este crimen-negligencia, ocurrido en nuestra Isla, que bochorno. Somos muchos los que gritamos desde la impotencia, pero algun dia, mas temprano que tarde, se escucharan esos gritos. Gracias Maestro por volver.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a tí mi querido Oscar por tu amistad y un abrazo para Luisa.

    ResponderEliminar
  8. Javi,triste y conmovedor hasta los huesos, yo sigo en mi lucha personal de cada día ser una mejor persona y enviarle al Universo todo el amor de que soy capaz.
    Qué bueno que regresaste a escribir para que podamos leerte, te extrañaba.

    ResponderEliminar
  9. Olá Javier !
    Não sei se lembra de mim; viajamos juntos no avião para Maringá ... Fiz um blog hoje e gostaria de compartilhar com você.
    Gosto bastante das suas matérias aqui.
    Beijo grande.

    ResponderEliminar
  10. Claro que lembrou os garotos da GOL não só queriam estar perto de você. Passa o endereço de seu blog para por no meu link, e faz o mesmo com o meu. Abraços Javier

    ResponderEliminar
  11. Hehehe
    Eu ainda não sei usar muito bem.
    Mas meu blog é :
    marcelaella.blogspot.com

    beijo

    ResponderEliminar