lunes, 2 de noviembre de 2009

OMAR MEDEROS

¡DECRETADA LA LIBRE SALIDA Y ENTRADA AL PAÍS PARA TODOS LOS CUBANO!

Amigas y amigos:La experiencia amarga de los tíos de una amiga a quienes les fue negado el permiso de salida de Cuba como castigo extensivo al hijo que desertó de una misión oficial cubana en Venezuela, me ha irritado mucho nuevamente.Éste es un tema del que vengo ocupándome desde hace muchos años. En Cuba, desde que tomé conciencia de la aplicación de semejante política, traté de explicarme en cuanto foro se me hizo posible. En un Encuentro Nacional de la Asociación Hermanos Saíz en Camagüey, con la presencia del entonces Jefe del Departamento de Cultura del CC del PCC, Sergio Corrieri, propuse, y se aprobó, la idea de las cartas de invitación expedidas por instituciones culturales extranjeras a artistas cubanos. En ese momento no estaba tan clara en mi cabeza la violación tremenda de los derechos de una persona que significa tener que solicitar permiso para salir del país que lo vio nacer, al gobierno de turno, sea comunista, socialista o capitalista.Creo que los cubanos, por las medidas adoptadas por el gobierno de los últimos 50 años y por mil circunstancias que nos han tocado vivir, nos hemos ido acostumbrando a dejar pasar cosas que con el tiempo se convierten en prácticas cotidianas que sencillamente admitimos sin cuestionarlas.Esos tiempos deben finalizar ya.No abogo por ningún cambio en Cuba que signifique enfrentamientos y peleas entre compatriotas. Lo que más anhelo es una salida por vías pacíficas a la situación de depauperación generalizada que vive la isla. Me importa poco si el gobierno que esté sea de un signo ideológico o de otro. Lo que sí me importa es que los cubanos comencemos a ser tenidos en cuenta por ese gobierno. Ningún presidente es dueño del país. Ningún partido es dueño de los destinos de la Nación. Ningún gobierno debe atropellar a un solo compatriota en nombre de una política que sólo protege a quienes están en el poder.Quiero referirme específicamente al derecho al libre movimiento de cada ciudadano, ya sea dentro o fuera de los límites del territorio nacional. No es el gobierno quien debe autorizar a dónde puede viajar un cubano sino, en todo caso, el gobierno del país a donde éste quiera ir. Para eso existen los visados y otras regulaciones por el estilo. Nadie está autorizado a confiscar ningún bien que un cubano posea porque éste decida pasar cierto tiempo fuera del país. Ésa es una aberración que no debemos permitir ni un sólo segundo más. Basta ya de permisos en centros de trabajo y ministerios; si a alguien le parece bien y tiene con qué ir a pasar sus vacaciones en casa de la mismísima yuca.Esto no tiene absolutamente nada que ver con la seguridad de la Revolución, ni de Fidel, ni del partido. El MININT que se encargue de otros asuntos, pero no de decidir quién sale y quién no sale de Cuba, siempre y cuando ese alguien no tenga deudas con la justicia por algún acto delictivo comprobado en un juicio justo y no amañado como también suele pasar.Si seguimos pagando tranquilamente, si continuamos aceptando la vergüenza de tener que pedir permiso para salir a donde es nuestro derecho o nuestro deseo ir, jamás pondremos las cosas en su sitio. No sigamos esperando a que Raúl decida cuándo derogar esas prácticas. Ése es un derecho que tenemos como ciudadanos de este mundo y debemos sencillamente tomarlo y punto.El día que un grupo de compatriotas lleguemos sin ningún permiso previo de ninguna embajada cubana en el exterior, sólo con nuestro pasaporte en regla y exijamos entrar a nuestra casa, sea cual fuera la vía y la forma que antes utilizamos para salir, no creo que sean capaces de matarnos. El día que un grupo de compatriotas llegue al aeropuerto internacional José Martí con su correspondiente visa del país que van a visitar y decidan avanzar a tomar sus aviones, previo el chequeo de rigor de aduana, que para nada debe incluir permiso de nadie en la isla, estoy seguro que no los ametrallaran. Solo hay que romper el hielo. Pero antes hagamos este intento de que entiendan que todos los ciudadanos deben ser tratados como los miembros del CC del PCC cuando van de viaje, o los hijos de un ministro o los de Fidel, a quienes nadie les otorga o no permisos para entrar o salir. Todos somos ciudadanos de un país civilizado, miembro de no sé cuántos tratados internacionales y de la ONU, que tiene una carta que es muy clara en cuanto a este asunto.!Basta!, ¡Basta!, ¡Basta!Entonces, sin ninguna otra pretensión que la de restablecer un derecho perdido, recabemos un testimonio de cada uno de los cubanos que viven fuera o dentro de Cuba y que quieran hacerlo, que hayan tenido alguna experiencia de violación al sagrado derecho al libre movimiento sobre la faz de este planeta que es la casa común de todos los terrícolas, para armar un dossier que haremos llegar a todos los organismos internacionales y al propio gobierno cubano exigiendo el cese inmediato de estas prácticas bochornosas que recuerdan al estalinismo.El testimonio no debe ser ofensivo ni provocador; solamente narrar objetivamente los hechos en síntesis y rubricarlo con nombres, apellidos y país de actual residencia, incluida Cuba.Para alguien que no sepa cuáles son los trámites regulares para salir de un país, voy a explicar brevemente. Soy mexicano por naturalización. Cada vez que tengo el dinero disponible para ello, voy a una agencia de viaje y compro un boleto. Llego al aeropuerto, me identifico con mi pasaporte previamente obtenido en una oficina de cualquier delegación del país y muestro la visa, si es necesario, que me otorgó el país a donde voy a viajar.Así de sencillo. No tengo que decirle al Presidente Calderón, ni a mi jefe en caso de que lo tenga (si es mi semana de vacaciones), ni a ninguno de mis vecinos, ni a ningún funcionario de inmigración que me dé permiso. Es una decisión mía con el país al que voy y con mi bolsillo. Punto. Así tiene que ser también en Cuba. Importante. Nadie me diga que Cuba es un país bloqueado, amenazado o cualquier otra cosa por el estilo. Esos asuntos políticos y de relaciones entre estados no tienen nada que ver con el tema que nos ocupa. Ni tampoco me digan que hay lugares donde las cosas son peores que en Cuba. No importa donde sean peores, sino donde sean mejores. Ya basta de pretextar que tales o cuales medidas son para proteger al pueblo. Se necesitan hechos, no frases, ni politiquería.Un último asunto. No creo que este tema sea el más importante de los que hay que arreglar en Cuba, pero es uno de los que más denigra a los ciudadanos cubanos. Recordemos a Martí, una vez más: “Yo quiero que la ley primera de nuestra república sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”, frase mencionada, incluso, en los párrafos iníciales de la Constitución de la República de Cuba. Este es un asunto, repito, que denigra la dignidad de los seres humanos. No sólo hace falta salud pública, educación, deportes y etc.; hay cosas que no son de primera necesidad en apariencia, pero sólo en apariencia.Envíennos sus testimonios y anécdotas referidos a las irregularidades migratorias en Cuba y la violación del derecho universal al libre tránsito. Nosotros recopilaremos el material y conformaremos un expediente para solicitar la eliminación de los trámites denigrantes y subestimatorios de las libertades de los cubanos. Háganlo y verán qué cambio se va a producir.
Omar Mederos
Escriban aquí sus experiencias al respecto o envíenlas a ompproducciones@yahoo.com.mx

6 comentarios:

  1. Da mucha rabia que eso todavía suceda en nuestro país.

    ResponderEliminar
  2. Omar me parece excelente lo que propones.
    ¡Le ronca la berenjena!: pedir permiso para salir, y pedir permiso para entrar a tu país...

    ResponderEliminar
  3. Cada cual tiene lo que merece y ustedes no pasan de un montón de perdedores

    ResponderEliminar
  4. Jajajá, ay chico, este tipo que gracioso es... En México se diría: el burro hablando de orejas!

    ResponderEliminar
  5. Prometo contarles a todos lo que ha sucedido en la semana posterior al envio de esta peticion a mas de mil personas en todo el mundo. Lo hare sin falta.
    Omar Mederos

    ResponderEliminar
  6. yo creo q al margen de todo las 2 grandes injusticias historicas q de tanto tiempo q ha pasado nadie cae en ellas son estas 2:
    1-pedir permiso para salir de cuba
    2-q pasado 11 meses te lo quiten todo si no vuelves.

    q atropello mas grande señores!

    ResponderEliminar