miércoles, 4 de noviembre de 2009

LA INVISIBILIDAD DEL PASADO

Hay temas que me persiguen, son el estigma de una raza dividida que no perdona la pluralidad, y de la cual quieran o no soy parte viva, escrita e incómoda para los que exclusivamente miran el ahora, con una única diferencia. Amo la diversidad y por eso no quiero ni puedo ceder el espacio que me toca en la nación (única) a quienes continúan haciendo uso del silencio y de la autocensura una forma de vida.
Hoy después de varios días de trabajo pesado que prefiero olvidar, pero necesario por una mudanza de apartamento, y que me mantuvieron alejado de la computadora porque el cuerpo no es el mismo de ayer y dolía en futuro empecé a escribir un artículo para colgar en mi blog como hago todos los miércoles, menos en el anterior que puse un cuento infantil que se aleja un poco de los temas tratados, para no dejar en blanco el espacio.
Quería escribir sobre un tema relativamente nuevo en los medios de comunicación estaba haciendo la necesaria investigación y lectura del mismo para poder encajar mis puntos de vista con la mayor objetividad posible, todo iba viento en popa hasta que con esa facilidad que nos ofrece la tecnología decidí minimizar el documento y entrar en mi correo electrónico para ver si tenía algún mensaje nuevo. Habían cuatro, dos de aquellos que sólo mandan PowerPoint y los otros de queridos amigos que hoy viven en un DF igual al mío, sólo que en México un poco distante del país del fútbol que a trece años abriga mi exilio, en otra capital también DF.
Abrí en la hora él de una mujer increíble en el sentido más amplio de ese sustantivo, MUJER en mayúscula que sabe cuánto amor cabe en esa palabra. Amiga incondicional que el tiempo no me robó y talentosa escritora que hizo de la capital azteca el refugio de su destierro, llevando consigo un adorable parque santiaguero donde todos los martes nos encontramos para tomar café y poner la conversación en día. Me contó que desde que inauguró su virtual café con letras acostumbraba a enviar para los apócrifos amigos de la isla sus textos semanales ya que sabemos la prohibición (una de las tantas) que el gobierno cubano ejerce sobre la internet. Y que de cierto tiempo para acá, los mensajes volvían sin haber sido abierto, ante la repetición de la situación y la duda de sí era un problema técnico o no decidió escribir para una hasta entonces querida amiga preguntando qué pasaba. La respuesta de esta otra mujer (ahora en minúscula) fue tajante no escribas más, tus textos no son bienvenidos aquí.
Mi amiga que se alimenta de versos y ama a todos como se fuesen únicos, sorprendida con esa respuesta tuvo la gentileza y la ética de reenviármelo retirando el nombre de la pequeña criatura que con seguridad no conoce a las dignas “Damas de Blanco”, MUJERES (ya saben), como un alerta de hasta donde es capaz una dictadura de destruir.
Sé que debe estar escribiendo sobre el susto de la ignorancia patria o dejando pasar el implacable para tener un visión menos comprometida con los sentimientos, pero mi indignación fue tanta que pedí su autorización para exorcizar mi rabia en éste texto, porque también paso por la misma situación. Con la diferencia de no haber tenido el coraje necesario de preguntar directamente ¿Qué está pasando con ustedes? Será posible que el miedo venza, hasta cuándo serán rebaños de un único pastor con un sólo credo, es que no perciben que en la diversidad está el futuro o seguirán levantando murallas para protegerse de todo lo que viene de afuera.
Esas incertidumbres me incomodan porque desde que inauguré los Escombros hago lo mismo y estoy consciente que muchos de los que considero mis amigos ni son capaces de abrirlo por el miedo de tener su computadora y correo electrónico vigilados, cosa que todos sabemos que ocurre. Algunos hasta pararon de escribirme como si fuera un leproso que puede contagiarlos con el virus de la libertad. Especialmente una aparente gran amiga de la cual recibía más de un mensaje diario y que por suerte he guardado cariñosamente pues ya llegará el día de las respuestas a las dudas anteriores. Son pocos los que todavía contestan mis mensajes aunque muchos leen mi blog para sentir el gusto de lo prohibido, y menos los que mandan sus comentarios a mi correo electrónico particular.
Quiero que mis ausentes amigos sepan que no los estoy acusando ni juzgando de nada pues aprendí que en un Estado Democrático de Derecho todos somos íntegros hasta que se pruebe lo contrario, bien distinto a aquel lugar donde primero vas presos y poco importa si eres o no culpado.
Sólo voy a querer saber si valió la pena tanto miedo y autocensura pues al final del camino únicamente llevaremos los amigos que supimos conservar y los imprescindibles enemigos.
Fue y es doloroso, decepcionante en lo mínimo comprobar que aún sucede eso en mi tierra con quienes creíamos amigos.
Sientes con seguridad lo mismo que yo teniendo esa confirmación, por eso estoy pensando seriamente en la propuesta de Omar de denunciar todo lo injusto que venga de la Isla mismo que eso incluya los nombres de los que en algún momento llamamos de amigos. Dime qué piensa de eso, y recuerda mi querida que “cuando una mujer no duerme cuidado sus enemigos” parafraseando a aquella otra poeta de la azotea habanera.
Porque duélale a quien le duela estaré esperando la hora en que las guillotinas no corten más las palabras y los paredones sean historia para quizás sólo así después que la exclusión sea pasado el sustantivo amigos rescate su verdadero significado, porque por ahora no merecen ser llamados así.

12 comentarios:

  1. Me encantan tus textos, escribes todo lo que yo siento.

    ResponderEliminar
  2. Mi querido Javier, bueno, Azuquita, que es como me suenas a ti. Es mas largo y dificil el camino de llo que culaquiera puede imaginar y triste. Puede ser decepcionante, pero debemos seguir,quizas mas serenos por cada minuto que avance el reloj y tambien menos tranquilos. Hay que encontrar la palabra magica que haga que todos perdamos los miedos y olvidemos las rencillas y los intereses personales. Por desgracia el verbo de Marti ha sido llevado y traido de una y otra parte grande en litigio y cada una lo acomoda a su antojo. Esa ha sido siempre la mas savia palabra y ahora tampoco es la adecuada. Pensemos en eso. Pensemos en la nacion. Pensemos en lo que ha logrado suceder en la mente de cada cubano de acuerdo a sus circunstancias, ya sean dentro o fuera de la isla. Te abrazo largo.
    Omar Mederos

    ResponderEliminar
  3. Gracias a tí mi querido Omar por tus palabras y también a la cubanita, que quizás algún día sabremos quién es.

    ResponderEliminar
  4. Amigos queridos, Ómar, con acento pa'que suene como me gusta y mi dulce Javi, lo importante es que nosotros seguimos sintiendo y hemos encontrado un espacio donde abrazarnos y saber que seguiremos haciendo lo de siempre, poner nuestro granito de arena,por chiquito que parezca, necesario para que un día todos seamos capaces de hacer primero, lo que Omar propone,PENSAR EN LA NACIÓN, no importa lo diferentes que somos, eso enriquece, nosotros no juzgaremos como otros lo han hecho, eso solo debilita y hace perder el tiempo, nosotros sumaremos las diferencias con todo respeto y haremos lo mejor que podamos hacer.

    ResponderEliminar
  5. El otro día oí una canción de Tanya (aquélla de "Ese hombre está loco", que dice: "Es mejor arriesgarse que morir con los brazos cruzados"... Ojalá en Cuba, aquellos amigos, oigan esa canción aunque sea clandestinamente. Ojalá que algún día, además, puedan confesar sus miedos, si es que los tienen, y que no sea simplemente la mezquindad y la cobardía de no perder un viajecito o un premio.
    Gracias Azuquita. Gracias amigos.

    ResponderEliminar
  6. Mis imprescindibles Vero y Odette son personas como ustedes la que hacen creer en un futuro mejor. Gracias por estar ahí. Besoooos

    ResponderEliminar
  7. Gracias Azuquita, dulce y sincero con su vida y su palabra... De este lado en Miami, tambiñe la intolerancia y las difamaciones son pan de cada día... Esta "estrategia de una parte del exilio, precisamente los que controlan los medios de prensa, silencian las diferencias y las alternativas... Querido amigo, se independiente, pensar y estudiar para proponer una tercera vía es mi propósito... MI granito de arena para la Cuba de pasado mañana... Desde aquí se habla de futuro, pero qué hacemos en el presente para construir ese futuro???

    O es que una vez más esperamos al Mesías que nos indique por dónde tirar...

    Me abrazo a una frase de canciòn de SAbina:

    "Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena".

    Lissette Bustamante

    ResponderEliminar
  8. Tienes un poder de síntesis que te envidio, tu comentario resume todo el texto. Aprovecho desde aquí para desearte toda la suerte del mundo porque mereces en la Feria del Libro de Miami. Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Un abrazo desde los pirineos franceses bajo una nevada del carajo. El tema es interesante. Cuando regrese a Barcelona el fin de semana me incorporo al debate... ¡¡¡que frío, coño!!!!
    José Antonio Quesada

    ResponderEliminar
  10. Azuquita, bien por traer el tema, excelente diapazón que resonará para mirarse por dentro. Comparto la reflexión de Omar y el verso que deslizó Lisset de Sabina, por ahí anda el meollo del asunto. Debemos cuidar que la bronca no nos nieble el horizonte.
    Te mando un abrazo desde el Oeste argentino.

    ResponderEliminar
  11. Mis hermanos de tantas descargas Habaneras Quesada y Quevedo, sé que deben haber pasado por algo semejante, les dejo el espacio abierto por sí quieren escribir algo.

    ResponderEliminar
  12. los que no creen pero
    ni están ni son
    los que si son pero
    no se lo creen porque
    pensaron que serían
    mas o menos algo
    de lo que hoy nadie recuerda

    Lo que se dijo pero
    no se habló cuando era
    la última oportunidad
    y quedaría para siempre
    de escribír nosotros
    la historia que no se cuenta.

    Ojo que mira y te sabe
    de aquí pa llá y de allá pa cá
    cierra el párpado con llave
    cuando se anuncia ventolera.

    Ojo bizco que hace doble
    lo que de cerca el miope nunca vió
    no exagera si conoce
    exactamente lo mismo que yo

    ResponderEliminar