jueves, 22 de octubre de 2009

ESCOMBROS HABLANEROS AGRADECE A TODOS

Del 14 al 21 de octubre coloqué la respuesta a una pregunta enviada para noventa y dos intelectuales y promotores culturales cubanos de dentro y fuera de la nación. Esa clasificación que no me gusta nada es necesaria usarla cuando nos referimos a algún tema nacional. Aunque somos hijos de un mismo tronco hay ramas que han crecido un poco más allá de los límites permitidos por la geografía política imperante en el Estado cubano y son cortadas por el jardinero oficial sin el menor escrúpulo.
No es de extrañar que solamente ocho hayan respondido; de ellos dos viven en la isla y seis padecen la pesadilla del exilio. Todos son reconocidos en sus quehaceres dentro y más allá de la frontera patria. Puede parecer poca la receptividad, y de hecho lo es.
Pero mi objetivo que era rescatar una parte de la memoria cultural de una generación y dar pluralidad a una herramienta tan personal como lo es el blog con un tema que penamos la casi totalidad de creadores y promotores de esa década fue alcanzado.
Poco importa el valor literario de las respuestas, como muchos cuestionaran. Hablamos de seres humanos que convivieron y padecieron un tiempo que nos fue robado. Lo realmente significativo es la necesidad de unir a quienes en algún momento de nuestras vidas estuvimos batallando por un mismo objetivo. Y que cada uno contase las experiencias vividas alrededor de un proyecto que parecía posible con el tan necesario distanciamiento.
Los aciertos y errores cometidos deben quedarse en el pasado. Eso no quiere decir que debemos olvidar pues somos lo que más detesta la dictadura, el vivo ejemplo de su fracaso como proyecto intelectual-político y no podemos seguir haciéndoles el juego de la desunión, ha llegado la hora de poner por encima de todos los intereses nacionales y decirle a los gorilas de turnos, aquí estamos y volveremos.
La seguridad de que eso sucederá en algún momento me la trajo un e-mail de un destacado escritor con más de una docena de libros publicados, fundador de la AHS y que vive en la isla disculpándose por no contestar y diciéndome que en La Habana todos hablaban de la encuesta. Allí donde aún existe la duda de colaborar con el exilio pues nunca se sabe las consecuencias que esa actitud puede costar. Sé que muchos de los que callaron lo hicieron pensando en lo que sería mejor para ellos y sus familiares. Entiendo y apoyo el silencio como respuesta porque es necesario vivir más allá de las letras.
Con el exilio la situación es bien diferente, el EGO de los intelectuales expatriados les impiden participar de una pesquisa que no les traería mayores consecuencias a no ser el tiempo gastado en elaborar sus respuestas, pero los celos profesionales y el no haber sido YO quien pensó la interrogante los imposibilitan de opinar. Eso demuestra que nuestra máxima fuera de Cuba sigue siendo la misma de cuando andábamos sus calles: “Divide y Vencerás”.
Nunca ha existido un exilio homogéneo y unido como alternativa seria al gobierno de los Castro, siempre han pesado más los intereses personales que la patria como un todo, tal vez esa sea una de las razones que han permitido la longevidad de la dictadura.
Espero que algún día seamos capaces de unirnos en torno a un ideal patrio y dejar de lado los celos y rencillas personales.
Quiero dar las gracias en primer lugar a los que respondieron a éste llamado y también a los que con su silencio siguen contribuyendo para su bienestar personal encima de la nación. Gracias a todos y ojalá no esté lejos el día en que seamos una sola voz sin importar de donde salga el grito.

10 comentarios:

  1. La falta de unión del exilio creo que es la desconfianza que tenemos uno del otro.

    ResponderEliminar
  2. Me sumo a la pregunta de Odette y Quevedo. ¿Quién eres cubanita 40, acaso nos conocemos?

    ResponderEliminar
  3. Poco a poco mi querido Azuquita. Poco a poco.
    Muchas felicidades. Prometo, sin pretensiones de literatura eso si, porque no soy escritor, seguir enviandote recuerdos, memorias, comentarios de eaquella adorada AHS.
    Un abrazo y mis respetos para todos los lectores de tu blog.
    Omar Mederos

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti, Azuquita.
    Y le digo a Omar, públicamente, que vaya escribiendo para que después juntemos esos "recuerdos" y aquí tiene a su correctora y editora.
    Besos a todos.

    ResponderEliminar
  5. MI querido Javier, puedo entender tu decepción y el reproche que haces a los intelectuales del exilio o la diáspora que no participaron de tu convocatoria aún cuando las razones que ofreces me parecen subjetivas, reductivas o contingentes (si ha habido egocentrismo, celo, desinterés, etc, eso es algo que no sé pues, no tengo idea a quienes has convocado ni las razones por la que no participaron); pero lo cierto es que es un reproche que puedo alcanzar entender y hasta dar por válido y legítimo. Sin embargo, el que verdaderamente no comparto ni apoyo ni puedo entender es la excusa, la justificación que haces del silencio de aquellos intelectuales en la isla que se abstuvieron corresponderte por una ¿duda? que me parece contradice el propio espíritu de tu convocatoria. Sospecho que le llamas silencio al MIEDO y de ese modo justificas una hipocresía (o cobardía) tan crónica como miserable. No tengo idea quién ha sido el intelectual que te ha dado una excusa tan ridícula como penosa sabiendo que tu propuesta solo demandaba honestidad intelectual y un poco de memoria. Como bien señalas, algunos de los que aquí opinaron y dijeron libremente lo que pensaban viven y trabajan allí, razón por la que comprendo menos esa "duda a colaborar con el exilio" y sus "consecuencias". Por otro lado, quienes te correspondímos aunque somos críticos del régimen, hasta donde sé, tampoco somos ni "la mafia de Miami" ni formamos parte de ningun partido conservador de derecha ni mucho menos; pero si así fuera, más razones para compartir un debate y un diálogo desde el respeto mutuo y la libertad que tu bitácora propone. Que yo sepa nos convocaste a la reflexión y no a dinamitar la plaza de la revolución.
    Tengo la sensación de que el miedo y la paranoia han enfermado tanto esa isla, ha paralizado el corazón de tanta gente que ni con democracia ni con Prozac a granel ni con psicoterapias intensas y masivas se podrá borrar esa huella del inconsciente colectivo.
    Sí al exilio se le puede reprochar todo lo que comentas, desde luego que actitudes como la del intelectual anónimo del insilio me parecen cobardes y nada honestas (lo mínimo que se le puede pedir a un intelectual para que sea creíble y coherente). Semejante abstención retrata a la perfección cuál es el estado de la cultura en la isla y desde luego, estarás de acuerdo conmigo en que, poco se le podrá pedir a la Nación con un exilio dividido y un insilio hipócrita.
    Ahora mismo circula por toda la cubablogosfera la "Carta abierta" escrita por el actor Armando Tomey que recomiendo leer sobre todo por la honestidad y la dignidad con que está escrito. Al final de su texto deja una nota aclaratoria que dice: "No soy en lo absoluto disidente ni pretendo serlo. Mi afiliación politica es la lógica, no creo en dogmas políticos ni religiosos. No soy patriota pero amo mi país y nunca he querido abandonarlo. Me encanta opinar, pensar y decir libremente lo que pienso. No vivo como quiero pero pienso como quiero y sobre todo me encanta intercambiar criterios...".
    Nada tan simple y sencillo como eso...¿es mucho pedir?.
    Con todo mi cariño
    Te abrazo
    Julio Fowler

    ResponderEliminar
  6. Azuquita felicidades por celebrar el día de la cultura de esta manera y gracias por hacerme partícipe.
    Celebro también que hayas cerrado el capítulo en cuestión con un "editorial", aunque hay cosas en él que no me cuadran, comprendo por qué te brotaron.
    Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos una vez más por sus opiniones. Omar te cobraré las próximas colaboraciones ya que me las has ofrecido públicamente y como dejó escrito nuestra querida Odette ya tenemos una correctora y editora. Quevedo tu ya eres parte real de la memoria que hemos empezado a rescatar. Te he dejado para último mi querido Julio Fowler, porque como decía Salvador Redonet “Los Últimos Serán los Primero”, tu comentario es de un análisis tan exquisito que solamente una persona con un desprendimiento y capacidad intelectual cómo la tuya es capaz de sintetizar todo lo que quise decir en mis agradecimientos. Julio muchas gracias de verdad y manda algo para colgar. Abrazos para todos

    ResponderEliminar
  8. Javier, muy interesate todas las respuestas, especialmente la de Omar Mederos, no soy artista y esto me permitio conocer como se desarrollo este movimiento

    ResponderEliminar
  9. Querido azuquita, abrir esa pequeña caja de Pandora que fue la convocatoria del debate es, a mi juicio, un botón de muestra de lo que un día tendrá que hacer la sociedad cubana en su conjunto como parte de un proceso necesario de recuperación de la salud colectiva. Un abogado cubano de mi entera confianza regresó hace poco de La Habana y comentaba que lo que más le asusta y preocupa no son los escombros habaneros que llegado el caso con cemento y ladrillo se pueden remozar, sino las ruinas morales, éticas y psicológicas que estos años dejaron en el núcleo de la población. Eso se nota en la “calidad” de los cubanos que han llegado a USA y Europa en los últimos 5 años; son diferentes a nosotros, los de la generación de la AHS, porque a ellos le ha tocado la ruina total de un sueño convertido en pesadilla y como tal se sienten excluidos de patrones que sí formaron parte del hacer y creer de mi generación. Esta última oleada es el reflejo del caos final del proyecto revolucionario y la tristeza que me embarga nace de la sensación de sentirme como una especie en extinción pues mi pasado, compartido con los amigos generacionales, por lo visto es una singularidad espacio temporal de difícil repetición. Por eso este debate es de enorme importancia y señala una de las líneas futuras de nuestra sociedad. La memoria refugia eslabones de una verdad esparcida por la diáspora y el discurso oficial, el discreto (o enorme, según el caso) miedo de los que viven dentro de la isla y también las trampas de la memoria contaminada por los sentimientos y las frustraciones. Unirnos para armonizar tantos fragmentos es una noble y necesaria tarea pues si no escribimos la historia ¿quién y que clase de gente la hará por nosotros? Un abrazo desde Barcelona a todos los que escribieron, a los que leyeron sin comentar, a los que no han podido participar y se enteran del tema por el boca a boca o los lápices de memoria que circulan por Cuba, a los de la Seguridad que monitorean este blog pues más allá del uniforme hay un ser humano que finge obedecer como una máquina pero lee y piensa en silencio, a mis hermanos artistas e intelectuales repartidos por medio mundo y a ti, Javier mientras espero otro tema que nos una en el próximo y sano debate.
    José Antonio Quesada

    ResponderEliminar
  10. Gracias mi querido Quesada por ese comentario tan esclarecedor y te digo una vez más que me gustaría contar mucho con tus colaboraciones periódicas sobre cualquier asunto porque como has visto en estos Escombros hablaneros, caben hasta los que nos expulsaron y ahora nos prohíben. Tengo el sueño de hacer de ellos el inicio del fin que ha azotado nuestra nación.

    ResponderEliminar