jueves, 15 de octubre de 2009

ALBERTO EDEL MORALES: RESPONDE

El día de la cultura cubana es el 20 de octubre que fue cuando por primera vez se entonó el himno nacional en Bayamo, por esa razón Escombros Hablaneros ha mandado a varios intelectuales y promotores culturales la siguiente pregunta que colocará en el blog como homenaje a la fecha.
La generación de intelectuales de los años 80 ha sido una de las más importantes en la isla después del 59, una institución creada en ese período contribuyó especialmente para ese desarrollo.


¿Qué significó para usted y para la cultura cubana la Asociación Hermanos Saíz y la Casa del Joven Creador?

Que pregunta loquísima, Javier, a estas alturas del partido, cuando perdemos siempre en la final de los campeonatos importantes, que manera de hacer swing y rebobinar e insistir con la memoria de lo que fue o quiso ser o permanece imbatible: gracias y buen augurio, hermano, por otras y estas producciones. Aquí va lo que fluye.

La AHS y la Casa del Joven Creador, la de la Habana Vieja, Avenida del Puerto, claro, cerquitica de la parada de la ruta 27. Supongo que alguien escribirá también de otras CJC, algunas que se regaron por el país con el llamado a “creced y multiplicaos” que tanto esfuerzo y prodigio trajo y continúa generando. Yo, por ejemplo, también “me recuerdo en esta hora de…” la Casa del Joven Creador de Trinidad, un tiempo irredimible y un año noventa que puso a esa ciudad colonial a soñar en futuro, o el espacio pequeñísimo frente al Parque de las Arcadas en Santa Clara, hirviendo siempre, o las noches interminablemente intensas del Gabinete Caligari en Holguín, y hasta el underground final, casi mortal, de la citadina Madriguera.

Pero claro que, Casa del Joven Creador, lo que se dice LA CASA DEL JOVEN CREADOR es en primer lugar la del Patio de Sol y Muralla y sus noches del BAR-TOLO, la de muchísimas conversaciones con Odette Alonso y Agustín Labrada y… acerca de la poesía que queríamos hacer o la cultura que necesitábamos, acodados con desenfado en la segunda planta, mientras allí abajo caminaba una muchacha que nos devolvía el sentido de los sueños y el estremecimiento de lo real.
Nunca olvido, por ejemplo, un Encuentro Nacional de la AHS en Moa, año 1987, cuando “éramos tan jóvenes” con Ramoncito Fernández Larrea poniendo cada cosa patas arriba y de nuevo en su lugar, y con Víctor Rodríguez, el pianista Presidente, arriesgando sus dedos en obras sociales, pues el ejemplo iba siempre por delante y la idea de que podíamos cambiar el mundo para mejor, “con todos y para el bien de todos”. Y allí mismo, algo muy personal, una lectura de poemas donde la vida comenzaba en cada verso y éramos buenos y felices.

Están en la memoria, claro, el Encuentro del 88, la libertad de forma y la libertad de contenido, los asuntos jodidos y las Muestras de Cine, y el Pabellón Cuba, que por fin, ahora, es sede de la AHS. Pues la Casa del Joven Creador, la AHS por la que preguntas es un espacio mítico: es también una conversación con Omar Mederos y Sigfredo Ariel, muchísimos años después, en la Plaza de las Tres Culturas o caminando por ahí, en México D.F., y una lectura en un stand de la Universidad de Guadalajara con el mismo Sigfredo, el mismo Agustín y el mismo Ramoncito de antes, todos un poco cambiados pero los mismos, y hace unos días un gesto de complicidad muy antigua de Jorge Luis Sánchez y Eloisa Carreras en el momento de despedir al martiano Cintio, o un abrazo alborozado de Bladimir Zamora, Iris, Sandra… mientras esperábamos un concierto de Santiaguito Feliú en el bajo Vedado.

Es, hermano mío, un imposible de contar, así de pronto, y tú lo sabes. Es un discrepar entre semejantes, un parecerse de seres que piensan distinto, un hacer de errores y aciertos tremendos. Es todo lo que olvidamos y que nos constituye. Pero poco a poco y juntando voces la memoria dispersa puede retornar. En eso confío y en tu productivo pensar y hacer. Y en la ilusión de este atardecer en que te escribo y semeja a veces un amanecer que llega bajo el hechizo de las voces, las teclas, las guitarras, los susurros, los alcoholes y la energía de seguir haciendo más, siempre por Cuba, por su libertad y su cultura, dondequiera que estemos.

Alberto Edel Morales Fuentes (Cabaiguán, 1961) Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana. Ha publicado los poemarios Viendo los autos pasar hacia Occidente, Escrituras visibles, Lejos de la corriente, Otro color, otras figuras geométricas, El juego de la memoria y Con cierta elegancia, así como el catálogo de jóvenes poetas cubanos Cuerpo sobre cuerpo sobre cuerpo (coautor Aymara Aymerich) y La Estrella de Cuba. Inventario de una Expedición. Como narrador ha dado a conocer el relato testimonial Los pies en la tierra y está en imprenta su novela Que te vuelva a encontrar. Textos suyos aparecen en antologías, publicaciones periódicas y sitios digitales de la isla y otros países. Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Es director fundador de la revista de literatura y libros La Letra del Escriba y del Centro Cultural Dulce María Loynaz. Reside en La Habana, Cuba.

7 comentarios:

  1. No entiendo tu posición después de hablar tan mal del comunismo colocas un comunista.

    ResponderEliminar
  2. La unidad de la nación y sus raíces se escapan de la ideología, son cosas superiores que espero que algún día entienda y le de coraje para colocar su nombre en los comentarios.

    ResponderEliminar
  3. Las posturas excluyentes basadas en "certezas" ideológicas son el mayor peligro y al mismo tiempo el desafío de la Cuba por venir. Quien no es capaz de entender la riqueza de la pluralidad, aceptar la diferencia, respetar la diversidad de puntos de vistas y de opinión sin exclusiones entonces no comprende el espíritu de la democracia y es por tanto su opuesto. Mas bien merece que le manden como lección a escribir hasta la náusea en la pizarra (como Bart Simpsom) la célebre frase de Voltaire que dice:
    "NO estoy de acuerdo con lo que dices pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo"
    Un abrazo Javier
    Julio Fowler

    ResponderEliminar
  4. Querido Julio. Querido Javier. Querido Edel.
    Seamos quienes somos, pero pongamos la nacion siempre por delante!
    Los conozco a los tres. Se de sus virtudes, muchas mas que sus manchas, que supongo las tengan como todos los buenos seres humanos, aunque no me constan.
    Esta bien que Javier haya colocado a un comunista aqui, mi querido Fowler.
    Javier, Fowler entiende muy bien que la unidad de la nacion es algo superior que escapa de la ideologia. Supongo te molesto que lo escribiera anonimamente. No siempre uno pone las cosas anonimamente porque desee esconderse, a veces es porque las opciones en esta cosa lo hace mas sencillo y se olvida firmar el comentario. Me ha pasado, pero en cualquier caso, debes ser mas paciente y dar tu punto de vista sin el reto o la presuncion de que tenga o no coraje quien escribe. Esa es una forma de ejercer el derecho a exppresarse. No te regaño, solo te doy una pista para que siga con mucha salud tu blog donde muchos nos gusta asomarnos por su diversidad.
    Fowler, ya lo has dicho tu mismo con frase de Voltaire "NO estoy de acuerdo con lo que dices pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo"
    Edel, muy poetico tu comentario. Lo agradezco. Sabemos ambos que hay mucho mas que contar y espero podamos escribirlo alguna vez. Es importante. Lo sera para los que vienen detras. Se que es cierto lo que escribes ahora:
    "Es, hermano mío, un imposible de contar, así de pronto, y tú lo sabes. Es un discrepar entre semejantes, un parecerse de seres que piensan distinto, un hacer de errores y aciertos tremendos. Es todo lo que olvidamos y que nos constituye. Pero poco a poco y juntando voces la memoria dispersa puede retornar. En eso confío y en tu productivo pensar y hacer. Y en la ilusión de este atardecer en que te escribo y semeja a veces un amanecer que llega bajo el hechizo de las voces, las teclas, las guitarras, los susurros, los alcoholes y la energía de seguir haciendo más, siempre por Cuba, por su libertad y su cultura, dondequiera que estemos."
    Si leemos con detenimiento, nos juntan mas cosas de las que nos separan.
    Porque no armamos la AHS que debio ser? o al menos, porque no lo seguimos intentando con estas maravillosas opciones de los blog que cierculan en todas direcciones?
    Los quiero.
    Omar Mederos

    ResponderEliminar
  5. Omar hermano mío, no he sido yo quien ha escrito el comentario primero (!Dios me libre¡); de hecho el mío, va dirigido a esa persona anónima y en convergencia y apoyo al comentario de Javier justamente porque ese primer comentario me parece excluyente. Por eso mismo digo "solo quien no es capaz de entender la riqueza de la pluralidad blabla..." es capaz de colgar comentarios como el primero. Es evidente que, entre el primer comentario anónimo y el mío hay varias diferencias, el mío está rubricado y es inclusivo y el otro no. De todas formas no te preocupes hermano, siempre vienen bien las aclaraciones. Yo aplaudo gustoso la iniciativa de Javier de invitar a reflexionar libremente a su espacio a los "opuestos y diversos" pues si a algo se parece la verdad es al diálogo. Por otro lado, estamos convocados a comprendernos (ya no en nombre de una nación sino de la vida misma bastante vulnerada y jodida en los cuatro puntos cardinales del planeta), a respetarnos y reconciliarnos pues de lo contrario, eso que llamas Nación no será más que una extraña y solitaria palabra en el vocabulario. Por último (esto va dirigido a la persona del comentario primero), aqui le dejo con gusto la segunda lección de cultura democrática de la mano de Stefan Zweig:
    "La parcialidad en el pensamiento lleva inevitablemente a la injusticia en el modo de proceder. Allí donde un hombre o un pueblo están poseídos por el fanatismo de una única ideología, nunca hay espacio para el entendimiento y la tolerancia."
    Un abrazote Omar y Javier
    Julio Fowler

    ResponderEliminar
  6. Mis queridos Julio y Omar o viceversa porque el orden no altera el cariño, respecto y amistad que siento por ambos. Quiero agradecerles sus posturas de apoyo a mi iniciativa y reafirmar que el blog no es mío, es de todas las personas que quieran de alguna forma construir puentes desde todas las orillas y tendencias política posibles.
    Sí leen mi primer poste con fecha del 4 de abril de éste año que fue cuando lo inauguré verán que desde ese momento he puesto por encima de todas las cosa a la nación herida que necesita de todos. Abrazos para los dos de Azuquita o Javier que es lo mismo.

    ResponderEliminar
  7. Me marravilla esto que acabo de ller mi querido Julio. Mil gracias por la aclaracion. Sabes que te admiro y aprecio y estoy de acuerdo en tu idea de lo que debe ser primero y lo que debe ser despues. Con Marti aprendi en su hondura aquello de patria es humanidad, que puede aplicarse al lo de nacion, solo que hoy por hoy, tal cual estan las cosas, vale la pena tomar la nacion como punto de convergencia a ver si mañana, ya mas sabio el hombre, o menos tonto, llega a enterarse de lo que tan atinadamente escribes: "...estamos convocados a comprendernos (ya no en nombre de una nación sino de la vida misma bastante vulnerada y jodida en los cuatro puntos cardinales del planeta)..."
    Un abrazo.
    Omar Mederos

    ResponderEliminar